Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alanis Morissette sigue viva y se ha casado

Alanis se ha casado con su novio anónimo en una ceremonia anónima que anunció por Twitter. La superestrella de los noventa que renegó de la fama está consiguiendo regresar a su ansiado anonimato.
Alanis Morissette se casó con su novio, el rapero Souleye, en una ceremonia íntima realizada el 22 de mayo en Los Angeles. Fue ella misma la que informó a través de su Twitter que la boda había tenido lugar. "Me hace feliz compartir con vosotros que mi chico Souleye y yo nos hemos casado. Estamos muy contentos de embarcarnos juntos en este viaje", escribió. Durante unos años Alanis estuvo sentimentalmente unida al actor Ryan Reynolds, galán de Hollywood que ahora es novio de Scarlett Johansson. Fue la propia Alanis la que canceló la boda de ambos en 2007.
A lo mejor un novio anónimo y una boda anónima es lo que deseaba. Cuando en 1995 publicó Jagged Little Pill, el álbum debut más vendido de la historia (33 millones despachó, unas diez veces más de lo que hoy se puede considerar un éxito), la fama le vino como una losa. Por ello se fue a meditar a la India, intentó alejarse de todo y publicó unos sucesivos trabajos que nada tenían que ver con la energía del primer disco y resultaron demasiado aburridos para el público mainstream que la había convertido en una heroína de la MTV, pese a que gran parte de la crítica musical alabase esos derroteros.
La cantante acaba de cumplir 36 años y ha expresado su deseo de tener hijos antes de los 40. También en el pasado declaró que no creía en el matrimonio, aunque ha acabado cayendo. Tal vez no creía en el matrimonio siendo una celebridad, pero le cambió la idea el hecho de haber dejado de resultar interesante para la prensa. Y, por supuesto, el hecho de que su marido rapero ni siquiera tenga perfil en Wikipedia.