Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alba García: "Paso, paso, paso de la moda, la belleza, los cosméticos…"

Te contamos cómo fue el encuentro de Divinity con Alba García. La joven de 19 años se descubre como una chica de personalidad y muy natural. Alba se muestra tal como es sin adornos de ningún tipo.
Se nos aproxima con la cautela y la curiosidad de un gatete. Levanta una ceja y advierte de un pequeño detalle mientras preparamos los bártulos para grabarla: No se considera muy divinity. Pasa olímpicamente de la ropa, las tendencias y todo lo demás. Y lo dice describiendo una parábola de izquierda a derecha con la mano de las que no dejan lugar a dudas: "Paso, paso, paso de la moda, la belleza, los cosméticos…"
Resulta que la fama y los flashes nunca han estado en los planes de Alba García. Ni antes de Verbo, donde el casting fue más a buscarla a ella de instituto en instituto, ni después de la película. Tiene sus propios planes al margen de este salto a la palestra. Y eso no es lo que uno espera de una chica de 19 años que ya tiene los carteles de una película con su cara y el In Touch le ha sacado romances con Miguel Ángel Silvestre ¡con Miguel Ángel Silvestre!
A tenor de lo que nos explicó en la entrevista, Alba debió de tomarse su papel en la película de Eduardo Chapero-Jackson con la seriedad con la que juegan los niños. Se metió tanto en el papel para poder clavar su personaje que, tal y como ella confiesa, salió escaldada. Y esto lo dice mirándote fijamente con sus profundos ojos negros. No es una coña.
Son confesiones que Divinity obtuvo con una tortura de congelación. El sol del mediodía no fue suficiente para hacer la entrevista en exteriores con plena comodidad y hubo que asistirla con un cortado con sacarina. Entre sorbos, averiguamos que le gusta echarse vinos con sus amigos en el Mercado de San Miguel. Que no sólo lo fashion le resbala, también la tecnología. Orgullosa nos enseñó su reproductor de mp3, de los primeros que hubo, y apretándolo contra su pecho dice que no le cambiaría por nada, que ya le tiene tanto cariño…
En ese cachivache ha tenido que sonar una y mil veces el 'Drácula Ye-Ye' de Andrés Pajares que tantas fiestas de túnicas ha tenido a bien musicar. Es la canción que, insiste, quiere que figure como su favorita en el cuestionario. Una tonadilla que invita al desparrame y la juerga loca, elecciones propias de las personas maduras, que sólo el milagro de Internet ha podido llevar a las orejas de una chica tan joven.
Es por esta vía por la que le sonsacamos, rascando un poco, una preferencia en cuestión de teen-idols. Estuvo loca por las Spice Girls en su momento. Jugaba a ser ellas y siempre se pedía a Mel B, la deportista. Lo dice sonriendo por haber concedido unos palmos de terreno al 'fashionismo'. Esos y ¡ni uno más!