Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro Sanz vuelve al Puente del corazón partío

Qué emoción. Alejandro Sanz ha vuelto a Madrid. Pero con el ojo pegado, por el jet lag, antes de irse a echar unas "zZzZz" en Twitter ha pasado por los lugares más emblemáticos de la capi, al menos para él, como el puente que le homenajea en su barrio, Moratalaz.
El cantante, que va a cumplir 43 años estas navidades, acaba de preparar un lanzamiento musical que recopila toda su carrera. Cuatro cedés y un dvd con 54 canciones y 34 videoclips. Son veinte años de carrera musical, dos décadas musicando pedacitos de su corazón partío. Sin duda una edición emocionante, pero aún más si la acompañas de un paseo por los lugares que inspiraron sus primeros acordes. Porque Alejandro Sanz está en Madrid y se ha dado un garbeo por todos esos espacios que, en plan madalena de Proust, activan su nostalgia y sus recuerdos.
 
Para empezar, una foto de la plaza de Toros de Las Ventas, escenario habitual del cantante: 
A Alejandro le flipa el día que hace en la capital. Es invierno, por la mañana más vale que te abrigues cuando sales de casa, pero luego si te sientas en una terraza a media mañana tienes que quitarte el abrigo. Él lo llama "invierno templado".  Los mesetanos saben lo que es.
Sus tuiteos no llaman a engaño. Ha llegado de Miami y tiene un ojo pegado
Pero lo más emotivo, lo que nos llega más jondo, jondo, es ese regreso al barrio que le vio crecer, Moratalaz (Morata lo llaman los naturales) y ha pasado por el Puente del Corazón Partío, que lleva ese nombre en homenaje a su exitosa carrera y es el que une su barrio con el vecino de la Estrella, separados por la M-30. No sabemos si habrá pasado por el Bar de Gredos o La Lonja y otros lugares muy especiales para él, pero seguro que en el trayecto habrá cerrado los ojos emocionado en más de una ocasión, con alguna casa, alguna esquina... algún olor.