Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfredo Pérez: así es el estratega Rubalcaba

Conscientes de que embelesa con su retórica, investigamos el lado más divinity de este hijo de piloto con miedo a volar que suena como posible sucesor de ZP.
Ya lo dijo Maribel Verdú: "A mí el que pone es Rubalcaba". Conscientes de que el ministro del Interior, vicepresidente y portavoz del Gobierno (tiene cinco cargos extra) embelesa con su retórica a más de una, en Divinity hemos querido indagar en la faceta menos visible de este político que lleva décadas en el candelero y cuyo nombre vuelve a resonar con fuerza en la sucesión de Zapatero.
Uno de los candidatos que más adeptos parece tener es este hijo de piloto con miedo a volar, que veranea en Asturias y no se pierde un duelo Madrid-Barça con el jefe ni aunque la nueva Ley Antitabaco le deje sin poder catar su habano en Moncloa. Le damos un repaso a su vida menos pública.
- Nació en la localidad cántabra de Solares (1951), famosa por su balneario y su agua mineral. Su padre luchó en el bando nacional y su abuelo, el carnicero Jandro, fue republicano. Alfredo no se enteró de esto último hasta los treinta años. Una vez terminada la guerra,  su padre entró en Iberia de mecánico de vuelo y llegó a piloto.
- Elisa Rubalcaba, la tía materna Cuchi, dice de su sobrino que de crío "no era nada travieso, sino un niño muy cariñoso y muy bueno". Él mismo ha confesado haber sido muy religioso "hasta los 14 o 15 años", que le entró una "crisis de fe".
- Si tienes en mente invitarle a comer, descarta boquerones o merluza. Le halagará como homenaje a su gen cántabro, pero le pondrás en un aprieto por su anisakis. No es el único miembro del ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega y Elena Salgado también han sufrido la hinchazón y los vómitos que provoca el parásito.
- Es madridista a muerte. Con Zapatero, culé confeso, ha visto más de un derby en la Moncloa. Reconoce el talento de Messi, pero nadie como Cristiano Ronaldo.
- Veranea en Llanes, Asturias.
- A su esposa,  la vasca Pilar Goya Laza, directora del Instituto de Química Médica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, es difícil verla en un acto público. Se enamoraron estudiando químicas en la Complutense y hasta hoy. Mientras Rubalcaba se hacía experto en mecanismos de reacción y luego pasaba a dar clase, se hicieron íntimos de otra pareja de químicos, Jaime Lissavetzky y su mujer. Pilar pertenece a una familia conocida de industriales y confiteros, los de las trufas Goya.
- No tienen hijos, pero están muy cerca de sus sobrinos. Tres de los cuatro hermanos de su esposa murieron por distintas enfermedades en un breve espacio de tiempo.
- Le gusta jugar al mus y al pádel, leer novela negra y ver cine clásico.
- Para su lectura de periódicos diaria (siempre empieza por el menos afín), pone la música clásica que siempre lleva en su Ipod. Tampoco hace ascos a Los Secretos o Maná.
- Con cada detención histórica de ETA o partido importante del Madrid se encarama un puro habano de los de a 300 euros.
- Fue campeón de los 100 metros lisos en su época universitaria (10,90 segundos, a 5 décimas del récord). Su sueño era ir a los Juegos Olímpicos.
- Es un experto perdedor de primarias. Apoyó a José Bono contra Zapatero, y a Trinidad Jiménez (y a su amigo íntimo Lissavetzky) contra Tomás Gómez, a quienes ya buscamos aquí su lado más divinity.