Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Rosa y sus perros, de enhorabuena

Màxim Huerta.- Nuestra enhorabuena a AR por su Ondas. Un galardón muy valorado en la profesión que hace que merezca la pena el esfuerzo diario. Ana se caracteriza por su generosidad. Tiene cuatro pequeñines peludos adoptados que hacen las delicias de todos los miembros de su familia y, también, que los madrugones diarios sean más amenos.
Hoy Coco, Leo y yo hemos desayunado con Moët Chandon, sí, como lo oís. Necesitábamos burbujas para celebrar algo que nos ha puesto muy contentos a los tres. El martes, a última hora de la tarde, conocíamos la noticia: Ana Rosa Quintana era la ganadora del Premio Ondas 2011 a la mejor presentadora “por su solidez como comunicadora y por la excelencia de su trayectoria, respaldada por la audiencia a lo largo de los últimos años en su programa de las mañanas”. Un galardón muy valorado en la profesión que, entre otras cosas, hace que merezca la pena el esfuerzo diario por hacer un trabajo de calidad que informe y entretenga a los espectadores. Con este tuit compartía ayer su felicidad con las miles de personas que la siguen en Twitter.
Trabajo con Ana Rosa desde hace siete años y en todo este tiempo he podido comprobar que es una mujer positiva y generosa con todos los que la rodean. Precisamente por esto, Ana tiene adoptados a cuatro pequeñines peludos que hacen las delicias de todos los miembros de su familia y, también, que sus madrugones diarios sean más amenos. Cleo es la mayor de sus mascotas, la veterana de la casa y la que organiza al resto. Polonio es un cariñoso perro ratero que seguro se pone muy contento cada vez que ve a su dueña hablarle desde el televisor. Romeo es un labrador que, por su nombre, debe ser el conquistador y el que tiene a todas las perras del barrio locas. Y por último, Felipe, un mastín de color gris que ha sido el último en llegar a la familia y que se ha convertido en el mimado por todos.
Coco y Leo ya están buscando modelito porque me han dicho que quieren ir con los primos (Cleo, Polonio, Romeo y Felipe) a la entrega del Premio Ondas el próximo 30 de noviembre. Aunque parece que no se ponen de acuerdo porque las dos quieren vestir del mismo color y eso, para ellas, es un auténtico conflicto de Estado. Bromas aparte, quiero felicitar desde aquí a mi compañera y amiga por este premio que tanto se merece y que avala la profesionalidad que demuestra cada día en esta aventura llamada periodismo.
Enhorabuena, Ana.