Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Australia tira seis huevos a Justin Bieber

El pobre Bieber no gana para disgustos. El público australiano le ha recibido tirándole huevos al escenario. Esquivó nada menos que seis huevazos lanzados, pero el daño está hecho. ¿Tan mal canta en directo?
El pobre Justin Bieber no gana para disgustos. Tras perder fans por doquier por cortarse el pelo, recibir furibundas críticas en Israel o ser despreciado por los fans del heavy metal tras unas desafortunadas declaraciones sobre Metallica, el público australiano le ha recibido tirándole huevos al escenario. ¿Tan mal canta en directo para que lo traten así?
Según informa la prensa del país de los canguros, Bieber recibió el ataque de nada menos que seis huevos. El cantante e ídolo adolescente demostró ser ágil como el que más y consiguió esquivar los impactos resultando ileso e impoluto de tan gallináceo ataque.
El incidente ha provocado todo un movimiento de defensa de Bieber por sus fans que tras la muerte de Bin Laden  consideran al autor de este ataque como el terrorista más buscado.
Las amenazas de venganza por parte de los fans de Bieber tienen en Twitter un campo de batalla de lo más interesante. Un fan indignado ha sentado las bases de la revancha: "Estimada persona que tiraste huevos a @justinbieber en Sidney, tienes a #9millonesdebeliebers detrás de ti... Ten miedo, iremos a por todas", se ha podido leer en Twitter. Los 'beliebers', como se denominan los fans de Justin, no se andan con chiquitas.

Problemas a bordo

Pero este no ha sido el único incidente que ha tenido Bieber en la tierra que vio nacer a las hermanas Minogue. Según informa el diario 'Australia's Daily Telegraph', el joven candiense montó un pollo de tres pares de narices en el avión que lo llevaba de Sydney a Melbourne. Resulta que Bieber hizo caso omiso a la tripulación del vuelo y se negó a ponerse el cinturón de seguridad comportándose como un divo. El sobrecargo del avión le echó tal bronca al adolescente que finalmente bajó sus humos y el cantante acabó pidiendo perdón y acatando las órdenes de la tripulación.