Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bardem, en plan blandito, a lo Hugh Grant

Ay! Bajo ese duro corte de cara y ese timbre de voz rudo de Javier Bardem hay sorprendentes registros muy alejados del macarra de 'Jamón Jamón'. Nunca habíamos visto a un Bardem así, buscando fresas bañadas en chocolate (¿un antojo de su chica?) con la sensibilidad femenina a flor de piel.
¡Ay! Bajo ese duro corte de cara y ese timbre de voz rudo de Javier Bardem hay sorprendentes registros muy alejados del macarra de 'Jamón Jamón', el desmesurado de 'Las edades de Lulú' o el truculento de 'No es país para viejos'. Nunca habíamos visto a un Bardem así, buscando fresas bañadas en chocolate (¿un antojo de su chica?) con una media sonrisa boba dibujada en la cara, intercambiando con guapas mujeres sonrisas cómplices (sonrisas cómplices y castas, que no seductoras, ni siquiera picaronas), acariciendo perros, jugando a los globos con los niños y diciendo frases como “Las mujeres tienen las cosas tan claras que muchas veces me gustaría ser como ellas… Entendería mejor cuáles son los temas importantes de la vida… Tendría más sensibilidad...”. Vamos, un Bardem a los Hugh Grant. El milagro lo ha podido un anuncio televisivo de unos grandes almacenes mexicanos.