Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Borja Thyssen: “Estoy cansado de que mi madre se haga la víctima”

Saul Ortiz.- Borja se queja de que su madre pasee sus lamentos por la prensa. "Aquí sufrimos todos", nos ha dicho. Su madre, confiesa, "se hace la víctima, puede solucionar este conflicto cuando quiera". Pero, por lo visto, no lo hace.
Arrecia la tormenta en el clan Thyssen con las recientes declaraciones de la Baronesa Thyssen en Punto Radio: “He llamado a la puerta de mi hijo y no me la han abierto”. Enfadado y cansado del argumento de su madre, Borja ha dejado clara su postura en Divinity.
Y se ha mostrado implacable ante las palabras que su madre ha dejado en el programa que Albert Castillón conduce en las tardes de la citada emisora. Nos dice: “Estoy cansado de que se haga la victima. Mi madre puede solucionar este conflicto cuando quiera, no tiene más que contactar conmigo”, 
Sus palabras no dejan lugar a las dudas. Está harto. Cansado de quela Baronesa siga mostrándose como víctima indiscutible de este conflicto familiar: “Aquí sufrimos todos”, nos ha dicho Borja, con el temple que le han dado los años.
Aunque no puede ocultar su indignación, ha entendido que los desplantes maternos forman parte de una estrategia para mantener intacta su imagen pública. Apelando a la lástima, Tita se pronunciaba así sobre su distanciamiento con su hijo: “Naturalmente que me gustaría estar con él  porque lo adoro, pero yo ya he contado muchas veces que he intentado un acercamiento: le he llamado por teléfono y me han colgado; he llamado a su puerta y no me han abierto. Lo que tendríamos que hacer es hablar, eso sería lo lógico, pero no tengo acceso a él”.
La versión que defiende dista mucho de la del joven, que ya ha afirmado que no ha recibido llamada telefónica alguna. Resulta cómico, además, pues para acceder a la vivienda del matrimonio hay que atravesar una urbanización privada. Lo que muchos saben y callan es quela Baronesa rechazó la invitación para acudir a la fiesta que Borja y Blanca organizaron en Ibiza para celebrar el bautizo de su hijo Eric, a quien la excelentísima todavía no conoce. No era la primera vez. El día en que llegó al mundo tampoco recibió la visita de su abuela. Sin embargo, ella se defiende: “me encantaría comérmelo a besos”, dijo a Punto Radio.
Muy a su pesar, Borja empezó a soltar amarres emocionales el día en el que su madre se opuso frontalmente a su relación con Blanca Cuesta: “ella o yo”. A pesar de que es consciente de que su distanciamiento tiene nombre propio, nunca antepondrá las peticiones de su madre al amor sincero que vive con la madre de sus hijos.
Una de las personas de su entorno que mejor le conoce revela a Divinity: “Para él también sería muchísimo más fácil que la relación discurriera por otros cauces, pero llega un momento en el que ya no sabe cómo actuar”. Es en ellos, en sus amigos, en los que se refugia y se confiesa sin dobleces. No es fácil tener que asistir impertérrito a una caza de brujas, en la que se opina con libertad malentendida sobre sus sentimientos. Para que el acercamiento se produzca, mamá Tita deberá asumir que el corazón de su hijo pertenece a una sola mujer: Blanca Cuesta.
El conflicto entre madre e hijo no es extraño entre las celebrities. En todas las casas cuecen habas. Famosos son los enfrentamientos entre algunas de las celebs más internacionales y sus padres: Angelina Jolie, Christian Castro, o Beyoncé son algunos de los ejemplos más directos de que, en ocasiones, el dinero y la fama no dan la felicidad.