Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La novia de Carlos Bardem se apunta al club de las ex actrices porno redimidas

Hay vida después del porno. La que fuera la Meryl Streep del género en España, la actriz Celia Blanco y actual novia de Carlos Bardem ha enterrado su personaje para adultos. Repasamos ésta y otras reconversiones triple X.
Hay vida después del porno. La que fuera la Meryl Streep del género X en España, la actriz porno Celia Blanco, parece haber enterrado para siempre el cine para adultos que tan famosa la ha hecho durante años en los sex shops, gasolineras y páginas web guarras del país. A pesar de haber grabado una quincena de películas pornográficas y haber escrito el libro “Secretos de una Pornostar”, la actual nuera de Pilar Bardem y cuñada de Penélope quiere pasar página.
La novia de Carlos Bardem, que ahora se hace llamar por su nombre real, Cecilia Gessa, llegó a ser la estrella del porno más cotizada del género. Tanto que llegó a tener un puesto como tertuliana en Crónicas Marcianas. Sin embargo ahora en su página web no hay ninguna referencia a sus películas para adultos, aunque sí menciona trabajos en videoclips de bajo presupuesto, figuraciones o cortometrajes amateur.
Para romper con su pasado Cecilia no sólo ha cambiado su nombre artístico, sino que ha suavizado su imagen cambiando el rubio platino que lucía en filmes como “La mujer pantera” o “Delirio y carne” por una cabellera oscura más discreta. Además de hacer sus pinitos como actriz dramática también intenta labrarse un camino como organizadora de eventos culturales o incluso mecenas de un festival de cortometrajes llamado “Gessas en corto”.
El propio Carlos Bardem ha llegado a pedir en público que se entierre su pasado como superestrella del cine para adultos. Hace un año publicaba en Twitter un estado en el que argumentaba que los medios se referían a ella como Celia Blanco “para alimentar el morbo”. “Ella es Cecilia Gessa”, sentenciaba. Y no le falta razón. En la misma medida que nos tenemos que acostumbrar que Tamara la de 'No Cambié' es Yurena y que Kate Middleton es ahora la Princesa Catalina.

Sin tetas hay paraíso

Cecilia no es la única estrella del porno que ha conseguido acabar con su pasado no apto para menores. Antes que ella Miriam Sánchez, ganadora de 'Superiviventes 2008' y actual colaboradora de varios programas de Telecinco consiguió despojarse de su pasado porno, donde era conocida como Lucía Lapiedra.
Fuera de nuestras fronteras otras primerísimas figuras del porno han dejado atrás su vida como actrices triple X dedicándose a otros menesteres con mayor o menor éxito: Cicciolina, máxima figura del porno en la década de los 80 se reconvirtió en diputada del Parlamento Italiano. En Estados Unidos la diva del porno Traci Lords se reconvirtió en actriz dramática con una veintena de películas no eróticas en su curriculum. También ha trabajado en series de la talla de “Las Chicas Gilmore” y “Melrose Place” y ha grabado varios hits discotequeros.
Los casos más extremos son los de Jennifer Case que dejó el porno para predicar el cristianismo y atacar la industria que un día le dio de comer o Sasha Grey que el pasado noviembre acudió a varias escuelas de primaria de Los Angeles a leer cuentos a los niños como parte de un proyecto de la organización ‘Read Across America’ que busca promover la lectura entre los niños más pequeños.