Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casey Stoner aparca la moto por su hija Alessandra

El piloto australiano anuncia su retirada del mundo del motor por asuntos familiares al final de la temporada: "Las cosas han cambiado demasiado para mí y me veo obligado a irme", asegura Stoner.
El piloto de Repsol Honda, y su mujer Adriana Tuchyna, fueron padres de una niña a comienzos de este año, conretamente el 16 de Febrero, y este hecho podría ser lo que le haya hecho a Stoner anticipar su 'jubilación'. La fecha del nacimiento coincide con la de otro campeonísimo: Valentino Rossi.  Y se da la casualidad de en este día, también sopla las velas otro piloto por el que Stoner tiene admiración: Marc Márquez.
Los felices padres se mostraron rebosantes de alegría desde el anuncio de la noticia, Stoner compartió en su blog el minuto a minuto del embarazo de Adriana y por entonces, ya mostraba preocupación por su apretado calendario: “Estoy muy contento por estar de vuelta en Suiza con Adriana y por que no haya dado a luz mientras yo estaba lejos”, aseguraba el piloto días antes de que su mujer saliera de cuentas. Por este motivo, Stoner ha decidido ‘jubilarse’ a los 27 años y con dos títulos mundiales en el bolsillo de Moto GP, para disfrutar de su familia y dedicarse de pleno a su nueva vida.

Stoner y Adriana: Del autógrafo al bebé

Casey Stoner nunca olvidará l Gran Premio de Australia por muchos motivos: Allí, en su país natal, se proclamó campeón del mundo por segunda vez,  en el día de su 26º cumpleaños, y allí cambió su vida en una carrera en 2003.
Adriana Tuchyna, una fanática de las motos de tan sólo 14 años, se acercó a Casey en la pista para que le firmara un autógrafo en la barriga, él le pidió el teléfono y desde ese momento sus vidas se cruzaron. Él tenía 18 años. Comenzaron a salir cuando ella celebraba los 16 y a partir de ahí es su sombra en todas las carreras.
Casey es un hombre tranquilo, incluso los que bien le conocen dicen de él que es excesivamente tranquilo. Aficionado a la pesca y a la caza a la antigua usanza con arcos y flechas, nada de armas de fuego, es un enamorado de la naturaleza.
De Adriana, eslovaca instalada en Australia, poco se sabe pese a que todos los flashes le disparan cuando sale en cada carrera con el paraguas de Stoner.
Se mantiene en segundo plano, sin dar declaraciones explosivas, sin gestos ostentosos.
No le gusta la fama ni las grandes fiestas. Así se dice que una de las marchas de Stoner de Ducati fue por las intensas jornadas de relaciones públicas a las que era sometida la pareja.
La pareja se casó el 6 de enero de 2006 en la ciudad australiana de Adelaida. Disfrutaron de pocos días de luna de miel porque a la semana Stoner ya estaba encima de una moto. Como hacían de novios Adriana le acompaña en cada carrera pero ahora tiene un nuevo trabajo: guardar la alianza que cada vez que corre Casey se quita para que no le moleste el guante.
Adriana y Stoner tienen su residencia habitual en Suiza aunque se escapan a menudo a su querida Australia. Su escondite preferido es la granja que tienen Colin y Bronwyn, padres del piloto, en las montañas de Sidney, allí no tienen Internet y la casa más cercana se encuentra a decenas de kilómetros… un lugar perfecto para la pareja lejos de todo ruido.