Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catherine Zeta-Jones, ingresada en una clínica psiquiátrica

Malos y duros momentos para la familia Douglas. Ahora que Michael ha superado su cáncer, Catherine Zeta-Jones ha tenido que ser ingresada en una clínica debido a varios desórdenes mentales.
Malos y duros momentos en casa de los Douglas. Un portavoz oficial de la familia ha informado de que Catherine Zeta-Jones ha tenido que ser ingresada en una clínica psiquiátrica debido a varios desórdenes mentales. Según parece, la actriz padece trastorno bipolar de tipo dos, la misma enfermedad mental que padecen Raquel Mosquera y Britney Spears.
Según la nota difundida por su agente de prensa, Catherine ha decidido recibir ayuda después de varios problemas personales. “Después de todo el estrés del pasado año (en el que diagnosticaron un cáncer a su marido Michael Douglas), Catherine ha decidido ingresar en un centro mental para tratar su trastorno bipolar”, reza el comunicado que concluye informando que la actriz “espera estar bien y empezar la próxima semana en dos películas”.
El centro donde Catherine está ingresada es una lujosa clínica de Conetticutt donde también tratan a personas con problemas de alcohol y drogas. Según hemos podido saber este hospital mental cuesta la friolera de 880 euros por día de ingreso.

La actriz, ganadora de un Oscar por Chicago, ya había hablado en varias ocasiones de lo duro que fue lidiar con el cáncer de garganta que aquejó a su marido y sobre lo que ha supuesto para toda la familia: "La parte más dura ha sido ver su fatiga día a día porque Michael nunca antes había estado cansado".

Una enfermedad tratable pero incurable

Los síntomas del trastorno bipolar pueden variar significativamente de persona persona pero los expertos en salud mental indican que se caracterizan por la alternancia de episodios de euforia con otros de depresión mayor. Actualmente no existe cura para el trastorno bipolar pero puede ser controlado. Para lograrlo se emplean medicamentos y terapias psiquiátricas.