Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cayetana de Alba, desolada por la muerte de 'Flashito'

'Flashito' murió el día 30 de muerte natural. El dolor por la pérdida del can ha trascendido las puertas del Palacio de Dueñas. Màxim, Coco y todos nosotros compartimos la pena, pese a que la duquesa ya tiene nueva mascota.
"Flashito" ha muerto. El conocido perro de la Duquesa de Alba no ha llegado al nuevo año. La mascota de doña Cayetana falleció el día 30 en el Palacio de Dueñas de muerte natural. "Flashito", alegría de la Casa de Alba desde hace 15 años, era una mascota feliz, divertida y que acompañaba a la aristócrata allí donde ponía un pie. El perrito, según parece, fue regalo de su Majestad el Rey Juan Carlos hace tres lustros y había hecho migas con todos los habitantes del Palacio de los Alba; sus andanzas por pasillos, buen rollo con los fotógrafos y varios reportajes en el Hola eran comentados y aplaudidos. El can había sido estrella de moda para perros fashion y tiene incluso una página en facebook. La mascota no ha conseguido pasar a la nueva década y deja a la pareja de enamorados, Cayetana y Alfonso, más solos que nunca.
Cuando muere un Rey se dice: "El Rey ha muerto, viva el Rey". Pues bien, resulta que doña Cayetana ya tiene nueva mascota. Según hemos podido saber la Duquesa anda ya con "Bel", el nuevo perrito.
Coco está desolada y considera que es la pérdida más grave para este blog Pet-Celebrities. No queremos hacer comparaciones pero si existiera un HOLA  para amantes de los animales ésta sería la muerte que abriría la portada de la revista. "Flashito" muere. La Duquesa, desolada. Nosotros también. Todos los que tenemos mascota sabemos que perder a un animal es dramático. No hay consuelo. La casa se queda vacía, su recuerdo, sus ladridos, sus mimos, sus juegos... se van con su partida.