Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cruz de Christina Hendricks: ahora tampoco encuentra bañador

El cuerpo del que se siente orgullosa y que la ha convertido en una de las mujeres más deseadas del mundo no para de dar problemas a Christina Hendricks. Los diseñadores no quieren vestir a la voluptosa actriz y, según sus últimas declaraciones, las pasa canutas cada verano cuando tiene que buscar bañador.
El Cosmopolitan británico habló claro. Christina es una de las mujeres más deseadas del mundo, pero los diseñadores no la desean a ella. No quieren ver sus creaciones en un cuerpo voluptuoso como el de la actriz. Sin embargo la realidad es tozuda: es atractiva para decir basta. Y no sólo para los hombres por cuestiones biológicas básicas o elementales, también para las mujeres. De hecho, volviendo a la encuesta del Cosmo, son las propias mujeres quienes más la tienen como icono ¡Hacia la alegría por la Hendricks!
Pero aunque la realidad sea tozuda, también es aciaga y ahora nuestra protagonista vuelve a enfrentarse a otro problema después de no dar con diseñador para la última gala de los Emmy. En verano, las pasa igual de canutas para hacerse con bañadores. Lo ha declarado en una entrevista en la revista 'Lucky', en lo ya empieza a ser uno de sus trending topics ineludibles.
"Es verdaderamente difícil encontrar un bañador si tienes pecho (…) o se te caen o no te las sostienen, mi marido y yo estamos esbozando diseños", declara la protagonista de 'Mad Men'.
No es la primera vez que la secretaria Joan se queja de que no hay forma de encontrar ropa para sus pechos. Ella sostiene que está feliz con lo que ha nacido y que le sorprende que siempre se cuestione si su pecho es natural o no.
Elegida también como la mujer más sexy del mundo por 'Esquire', el éxito que ya ha cosechado Christina con su cuerpo 'de verdad' puede quedarse en nada en comparación con el pelotazo que puede dar si finalmente, tal y como se ha dejado caer, encarna el papel de Wonder Woman, una superheroína de las que provocaban sudores fríos a los lectores de cómics. Ella está encantada, dice que tenía hasta ropa interior.
En el resto del reportaje de Lucky la actriz comenta sus prendas favoritas. Las más curiosas son sus brazaletes de animales. Se enamoró de uno de un caballo que le dieron de atrezzo en el rodaje de 'Mad Men', lo pidió y se lo dieron. Desde ese día, coleccionista de brazaletes de animales. Un vicio que le trae de cabeza, porque en la gala de los Globos de Oro perdió uno de 850.000 dólares que no estaba bien cerrado, aunque finalmente lo recuperó.
También confiesa que tiene predilección por las prendas relacionadas con el baile, como por ejemplo una blusa con el tono rosa exacto de una zapatilla de ballet. (Lo cierto es que Christina hizo ballet cuando era pequeña).
Además, recomienda el rojo 'tomate' para las pelirrojas. Especialmente ahora que, según dice, está de moda. Tonterías Christina, lo que se va a poner  de moda vas a ser tú.