Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conoce a Benjamin Millepied, un moderno que llegará a clásico

Se le conoce por enamorar a Natalie Portman mientras le enseñaba una coreo en 'Cisne Negro' y por convertirse en padre de su hijo, pero este bailarín francés tiene algo muy suyo. YSL ya se ha dado cuenta y le acaba de convertir en imagen de su último perfume.
Te sonará por ser el gran amor y padre del hijo de Natalie Portman, pero el francés Benjamin Millepied ha bailado un largo e interesante camino antes de copar portadas por su vida privada. Primer bailarín del New York City Ballet, ha coreografiado más de una treintena de obras de primer orden, es el creador de L.A Dance Project y dirige cortos con un sentido estético brutal. ¿Lo último? Yves Saint Laurent’s le ha elegido como imagen de su nueva fragancia, ‘L’homme libre’. Analizamos la coreo vital de este atractivo hombre posmoderno.
¿Recuerdas la elegancia de los movimientos con tutú de Natalie Portman en ‘Cisne negro’? ¿Te viene a la mente el spot de Air France en el que una pareja da giros sobre su reflejo azul? Ambas cosas son obra de Benjamín Millepied (pronunciado ‘Benyaman Milepié’), que además de atractivo es un artista francés multidisciplinar conocido por mezclar con glamour la tradición europea y la vanguardia norteamericana. O lo que es lo mismo, un talento que ha aprendido de los maestros clásicos (gracias a la escuela de baile de su madre) pero que crea muy pegadito a su tiempo.
No llegó al gran público hasta 2009, cuando Darren Aronofsky’s le contrató para crear las coreografías de la cinta ‘Black Swan’ (‘Cisne Negro’), en la que incluso interpretó un papel. Entre sus funciones estaba la de asesorar en lenguaje corporal (y no es broma) a la que en poco tiempo se convertiría en la mujer de su vida, Natalie Portman. Con ella acudió a recoger el Oscar que la actriz le dedicó pletórica: “A Benjamin, mi amor, el coreógrafo de la película, que me ha dado el papel más importante de mi vida”. Juntos estrenaron paternidad en 2011 con Aleph, un niño de grandes ojos azules llamado así por la primera letra del alfabeto hebreo.
Millepied, que dejó Lyon por Nueva York y su gran ballet con apenas 17 años, no ha dudado en dejar su puesto de principal bailarín neoyorquino para mudarse a Los Ángeles con su familia, si bien sigue con compromisos internacionales en Alemania y Francia. Eso sí, el cambio incluye un salto mortal hacia adelante: actualmente está poniendo en marcha el ambicioso proyecto ‘L.A Dance Project’, un centro experimental que entiende la danza en interrelación constante con diferentes artes.
“Esto no saldrá adelante solo con el viejo método. El modo en el que las compañías solían trabajar ya no funciana. Vamos a dar lo mejor de nosotros para hacer obras interesantes no ya solo para el público habitual, sino también para los jóvenes”, ha explicado Millepied sobre su joyita de Los Ángeles. De momento, habrá que esperar para disfrutar de los primeros resultados hasta el 2013, cuando la compañía girará por medio mundo.
El bailarín ultima además unos cortos en los que ha exprimido audiovisualmente su particular poética y ha recibido una nueva medalla de masas con el ofrecimiento de YSL para ser la imagen de su nueva colonia, ‘L’homme libre’. Aquí puedes ver el spot, dirigido por Iñárritu, en el que Millepied vuela por entre las calles neoyorquinas que tantas veces le vieron ir hacia los entrenamientos del ballet. Claro que entonces era anónimo y ahora media ciudad reconoce sus característicos andares con los pies hacia fuera.