Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Conseguirá el hijo de Mou realizar el sueño que su padre no pudo cumplir?

Con once años, José Mario Mourinho ya se codea con las grandes estrellas del equipo de papá, ¿querrá nuestro Mou que su hijo aprenda el oficio aprendiendo de los mayores?
Con once años, José Mario Mourinho ya se codea con las grandes estrellas del equipo de papá, ¿querrá nuestro Mou que su hijo aprenda el oficio aprendiendo de los mayores?
José Mario Mourinho será la estrella del cole cuando enseñe dónde y con quién pasó la tarde del jueves. El Madrid ha ganado su Liga número 32 y hemos podido ver cómo Mou tira de influencias para que su hijo tenga un sitio de lujo en la celebración blanca, una plaza en el autobús del equipo. ¿Será por sus buenas notas o porque Mou ya conspira con el futuro de su benjamín?
Desde que llegó a Madrid, José Mario juega como portero titular en el Canillas, el mismo puesto que su abuelo, Félix Mourinho, desempeñó durante su juventud en Portugal, ¿casualidad?.

La herencia futbolera de Mourinho

La historia de Mou es la de un niño que, aún queriendo, no sabía jugar al fútbol, (lo que se llama ‘ser un paquete’ en jerga futbolera). Su padre, Félix, intentó que siguiera sus pasos y le concedió un puesto en el equipo que entrenaba por aquel entonces, pero el destino no quiso que Mou se convirtiera en un galáctico al uso y no le dotó con las suficientes aptitudes como para que destacara por su juego.  Por suerte, había algo que se le daba mucho mejor, y no, no hablamos de crear polémicas con la prensa…era un auténtico crack organizando un equipo de fútbol, llevaba el liderazgo en la sangre, era el alma de la fiesta, el rey del banquillo…vamos, un buen entrenador, y el resto, nos lo podemos imaginar.
El asunto es que, aunque Mou nunca consiguió seguir los pasos de su padre, su amor por el fútbol no le consiguió alejar del campo, aunque sí del balón. Nos imaginamos lo triste que debió de ser aceptar sus limitaciones, pero…la genética está ahí, la herencia de la familia es más que palpable, ¿se habrá saltado una generación sin más?, ¿sabrá esto Mou?, ¿nos estará leyendo en este instante y caerá en nuestra teoría?, ¿nos escribirá un comentario por haberle abierto los ojos?
Sea como sea, portero, paquete o entrenador, una cosa es cierta: José Mario viste la camiseta que es un primor, ¿qué no?
Sígueme en Twitter @crisrodriz