Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Bustamante: "Quiero tener más hijos, pero Paula es quien decide"

Quedamos con Bustamante para escuchar su nuevo disco, ‘Mío’, y acabamos hablando de Paula (“mi media naranja”), su hija Daniella (“mi ángel”), abdominales y tupé. Ni rastro de crisis. Pincha para ver toda la entrevista.
Bustamante está pletórico. Hablador. Confidente. Ni rastro de los rumores de crisis con su chica que insinúa 'Diez Minutos'. Según dice, tiene motivos de sobra para sonreír. Presenta nuevo trabajo bajo el tupé, titulado ‘Mío’, el tipo de disco que lleva persiguiendo desde los inicios de su carrera hace ya 10 años. Vive un subidón de adrenalina diario gracias a las acrobacias de sus clases de gimnasia artística. “Mi mánager no me deja enseñar más las abdominales”, declina. Y siente muy cerca a Paula Echevarría y su hija Daniella, que le esperan en casa tras el largo día de promo para cenar los tres juntos. “Yo quiero más hijos, siempre, ya mismo, pero Paula es quien decide”, confiesa.
[PUEDES VER LO MEJOR DE LA ENTREVISTA AL FINAL DEL TEXTO]
Luces, cámara, acción. Bustamante sabe cómo funciona su negocio y se explaya, quizás un poco más después de la 'Fría escapada a Londres' que publica 'Diez Minutos', en cuyas fotos se le ve serio junto a una seria Echevarría. No tiene ningún inconveniente en hablar de su relación (siempre sin una sola pega), aunque ya ha dicho todo lo que tiene que decir en Twitter con un rotundo "Paula Echevarría, TE AMO!!!" a las pocas horas del bombazo rosa. A nosotros también nos lo dejó claro. “Lo es todo... mi media naranja, algo muy difícil de encontrar en el mundo en el que yo vivo, que parece ser el mismo pero es un poco diferente, lleno de intereses y un poco turbio", aseguró.
Tampoco le importa deshacerse en versión 'padre azúcar' hablando de su niña Daniella, contar anécdotas de sus primos en San Vicente de la Barquera (se acaba de comprar allí “una casita”) o mostrar fuera de cámara cómo se esculpe su tupé cada mañana: “Mi peluquero me dice que me lo monto muy bien, sólo cojo la cera y, como llevo tantos años, me pongo el pelo para arriba y listo”. David no para.
Su mánager le ha prohibido volver a enseñar a cámara lo que en el anterior disco le llevó a varias portadas de revistas femeninas. “Ya no más abdominales, se intuye que están ahí y eso es mejor”, recitan casi a dúo. No parece que hayamos sido los únicos en pedirlo. Busta no tiene un gramo de grasa al filo de la treintena. Su puesta a punto no ha sido de repente, aunque según confiesa a su hija de tres años le cuesta reconocerle “por la papada” en fotos antiguas, sino a base del esfuerzo espartano que aprendió en el club cántabro Perines, filial del Racing, donde jugó varios años de chaval. “Hago ejercicio a diario, dieta sana y mucho agua”, aconseja para quien quiera intentarlo. Y para nota, las acrobacias de gimnasia artística que está aprendiendo a clavar.
“Nos hace mucha gracia a los dos cuando dicen en algún lado que me puse en forma gracias a Paula. A ver, he corrido más kilómetros que Willy Fog y eso lo he hecho yo. Mi mujer no me dice lo que tengo que hacer. Otra cosa es que ella me ayude con la ropa, por ejemplo, que de eso sabe mucho, como yo sé más de otras cosas, como de fútbol o música”, explica.
A partir de ahí, Paula sólo recibirá adjetivos positivos, casi encumbrantes. “Ella supo ver más allá de David Bustamente, supo verme como hombre. Me aceptó con mis defectos y supo ver mis virtudes (…) Cuando tienes paz y amor en casa, alguien que te escuche y te apoye, todo va bien”, argumenta.
Tanta armonía interestelar hace que quiera más hijos. Por él estarían ya en camino, pero según explica es su chica, a tope con la serie ‘Gran Reserva’, la que debe indicar los tempos. “Está en lo mejor de su carrera y parar todo eso no es fácil”, argumenta, comprensivo. "¿Por mí? Sí, sí, ya mismo", insiste.
La que no tiene muy claro si prefiere la música o la escena es Daniella, quien “clava las notas” de las canciones de niños como él las volteretas. “Mi hija es muy buena, muy obediente (…) Me hace feliz. Está empezando a darse cuenta con tres años de quién es su papá y eso la llena de orgullo y a mi más (...) El otro día cuando terminé un concierto me abrazó como diciendo: ‘es mío, eh, lo comparto por unas horas pero es mío’”, explica.
Las cifras le dan la razón en reclamarle. El concierto del que habla es el de Móstoles, una localidad cercana a Madrid, donde el pasado mes su padre reunió cerca de 40.000 personas. Tiene además miles de discos vendidos, varios de ellos en metales preciosos, y se asegura de mimar a un nutrido club de fans a un lado y otro del Atlántico, que engloba tanto a adolescentes como a sus madres. Un tandem letalmente exitoso el intergeneracional... y duradero si se lo sigue currando a este ritmo. Habrá que ver cómo reciben su nuevo trabajo, 'Mío', que entre baladas y ritmos bailongos incluye sonidos heavies inspirados en ‘Bon Jovi’, ‘Europe’ o ‘Scorpions’. “Una faceta mía poco conocida que quería que también se viese, porque yo los escuchaba de crío”, adelanta para los indecisos. Te ofrecemos un aperitivo para que vayas descubriendo su receta, titulado 'Como tú ninguna'.
[silvi 55822]