Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Despedida la ex nuera modelo de Gadafi

Se llama Vanessa Hessler y mantuvo un idilio de cuatro años con Mutasim Gadafi, quien pagó dos millones por un concierto privado de Beyoncé.
Se llama Vanessa Hessler y mantuvo un idilio de cuatro años con Mutasim Gadafi, muerto ahora como su padre. Fue la princesa Irina en 'Astérix en los Juegos Olímpicos', pero en Francia y Alemania es hiperconocida como 'Alice', el nombre de un operador de Internet al que ha prestado su imagen durante años, en realidad filial de nuestra Telefónica. Esos jefes han decidido ahora, tras una entrevista en la que ella defendía a su ex, romper toda relación profesional con la modelo. Te contamos más sobre la mujer que hizo ablandarse el corazón del quinto hijo del dictador, el mismo que pagó dos millones de dólares para que le cantase Beyoncé durante una hora.
-Vanessa nació el 21 de enero de 1988 en Roma. Tiene 23 años. Es decir, 13 menos que su ex rico ex heredero y ex galán, Mutasim Gadafi.
-Su padre se llama Jhon y es estadounidense, su mamá Gabriela y es italiana.
-En contra de lo que podría parecer por la sinuosidad de sus apariciones, Hessler es una chica tímida. Se debe, según ella misma ha explicado en varias entrevistas, a que con ocho años se trasladó de Roma a Washington DC y que la vuelta a Italia no fue fácil. Por el camino fue perdiendo amigos y ganando retraimiento.
Se hizo hiperfamosa en Francia y Alemania por ser ‘Alice’, la chica-imagen de operador de Internet para cuya publicidad también trabajó Brad Pitt. Como si Jazztel se llamase Alicia.
Ese operador es una filial de Telefónica.
Tras las declaraciones defendiendo a su ex en la revista ‘Diva e Donna’ ("Son gente muy sencilla, como usted y yo" o "nosotros -Francia y Reino Unido- hemos financiado a los rebeldes. La gente no sabe lo que hace" o "el pueblo libio no era especialmente pobre ni fanático, no hay que creer todo lo que se dice") los responsables de la empresa se han echado las manos a la cabeza, la han enviado el finiquito y siguen rezando para que la muerte del dictador y su hijo no acabe salpicándoles.
Un portavoz, Albert Fetsch, ha explicado que dejará de ser la imagen de Alice en Alemania (tenían contrato hasta finales de 2012) porque "sus declaraciones no se corresponden con la posición de la compañía".
Mutasim, al que Vanessa define como “sencillo”, desembolsó en 2001 dos millones de dólares para que Beyoncé cantase para él y sus amigos en la isla francesa de San Bartolomé. La cantante lo donó luego (nueve años más tarde) para víctimas del seísmo de Haití.
Al parecer el ritmo no duró más de una hora, pero el hijo de Gaddafi no le quitó los ojos de encima: Beyoncé llevaba bien visible su anillo de casada. Entre los invitados estuvieron Jay-ZJon Bon Jovi y Lindsey Lohan.
Vanessa ha probado con el cine, una faceta suya que gustaba mucho a su novio, médico de profesión: fue la princesa Irina en la película deAstérix en los Juegos Olímpicos’, junto a Gerard de Pardieu. También trabajó en 2005 en el filme ‘Christmas in Miami’ (‘Natale a Miami’) y más adelante en ‘Per una notte d'amore’.
En Estados Unidos se le conoce sobre todo por sus sensuales fotos para L'Oréal, Calvin Klein y Ferrero, Guess y Giorgio Armani.
Ella define lo suyo con él como "una muy bonita historia de amor". Y añade: "Era una relación pasional, estuvimos juntos durante cuatro años, hoy lloro por su muerte".