Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Destripando a la madre del hijo secreto de Arnold Shwarzenegger

Según nuestra colaboradora Silvia Grijalba, el asunto del hijo secreto de Arnold Schwarzenegger con su empleada del hogar resulta ser una historia subrealista de esas que si se cuentan en una película pensaríamos que el guión es malísimo.
Lo de que la realidad supera la ficción hay veces que es cruelmente cierto. El asunto del hijo secreto de Schwarzenegger con su empleada del hogar es de esas historias que si se contara en una película pensaríamos que vaya guión más malo, que eso es imposible. Pero la vida no coincide con la verosimilitud y la verdad a veces parece falsa.
A ver, que Shwarzenegger haya tenido un desliz con su ama de llaves tampoco es tan raro. Hombre, el ex actor y ex marido de la Kennedy daba esa imagen de macho alfa americano deportista, sano, leal, gran hombre de familia… de esos que lo mismo te cuelgan un cuadro que te cortan el césped que te hacen una fiesta sorpresa con mogollón de globos por tu décimo aniversario de boda.
Que haya sido infiel nos descoloca un poco pero bueno, la naturaleza es muy puñetera y tampoco es tan raro que un aparente hombre de familia ejemplar tenga estos deslices. Pero este caso tiene varios puntos llamativos.
En primer lugar, el físico de la amante, que nos presenta la revista Pronto. Sí, ya sabemos que la belleza está en el interior y todo eso pero cuando uno oye esta noticia piensa en una doncella ideal, provocativa y mucho más joven que él (sí, es todo muy machista, pero así suele ser) y no en una señora casi de su edad que actualmente, a sus 50 está, con todos los respetos, horrorosa pero es que no tiene pinta de haber sido mona nunca. Eso sí, tiene esa cosa latina pechugona y un poco ordinaria que viendo a María Shriver pues sí, es un contraste total.
El otro punto a tener en cuenta es que Shwarzenegger ha estado 13 años (que es la edad que tiene el niño) callado y pasándole una pensión. La madre ganaba unos 900 euros semanales, vamos, que no le iba mal, pero SSSS respondió en todo momento a sus responsabilidades como padre, lo cual le honra.
Pero ahí no queda la cosa, lo más espeluznante es que uno de los hijos oficiales del forzudo tiene casi la misma edad que el bastardo. Es decir, que el actor y político debía pasar por una etapa de fogosidad y fertilidad especialmente llamativa porque dejó embarazadas a ambas casi a la vez.
La amante estuvo en la casa durante 20 años, hasta hace unos meses que fue cuando él decidió contarlo todo. Así que suponemos que María habrá tenido que hincharse a flores de bach y recurrir a todo tipo de terapias, que es muy americano.
Pensar que has tenido al enemigo en casa y encima pagándole casi 4000 euros al mes es de ponerse todos los pelos de punta. Y encima viéndole la pinta, como para suicidarse.
La pobre María gastándose una fortuna en tratamientos faciales y peluquería, comiendo lechuga y yendo al gimnasio y resulta que viene esta chica tirando feilla entradísima en carnes y se beneficia a tu súper marido. Yo, ya puesto, preferiría que se hubiera liado con una super modelo, por entenderlo un poquitín, vaya.