Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Divorciarse sale caro (y a los famosos, más)

El amor puede ser maravilloso hasta que termina. Entonces de maravilloso pasa a carísimo. Sobre todo para algunos. Tiger Woods deberá pagar 200 millones de dólares a su ex. Pero él no es el único que lo sabe. Aquí tienes otros.
El amor mientras dura es muy bonito, pero cuando termina... Se convierte en caro, carísimo. Sobre todo para algunos. Y sino, que se lo pregunten a Tiger Woods. ¡Cómo le va a salir el divorcio! El jugador de golf más famoso del mundo va a tener que sacar de su cartera, nada más y nada menos que la suma de 200 millones de dólares (136 millones de euros) para pagar a su ya ex mujer, la ex modelo sueca Elin Nordegren, según ha informado la revista US Magazine.
Pero el caso de Tiger, que ha terminado por tener que pagar (literalmente) sus constantes infidelidades, no es el primero ni el último de un famoso que se aprieta el cinturón para hacer frente a su separación. En los últimos años magnates, deportistas y famosos han pagado sumas millonarias para poner fin a sus relaciones amorosas. Repasamos los divorcios más caros de los últimos tiempos.
A la cabeza de los divorcios de oro se encuentra el del ex jugador de la NBA Michael Jordan. Según un reportaje publicado por la revista 'Forbes' sobre los diez divorcios más caros de los últimos 25 años., el baloncestista tuvo que abonar a su ex esposa la suma de 150 millones de dólares (lo que viene siendo, 117 millones de euros). La pareja, que se separó en 2007, estuvo 18 años junta y eso cuesta dinero.
En segundo lugar de esta peculiar "top ten" de pagos por divorcio se encuentra el cantante Neil Diamond y la productora de televisión Marcia Murphey. Separarse costó a Diamond 100 millones de dólares (78,64 millones de euros) que, en 1995, suponían una cantidad descomunal. Eso sí, el cantante dijo que los veinticinco años de casados "valieron cada centavo", lo que no deja de ser bastante romántico.
El tercer puesto según "Forbes" es para el director de cine Steven Spielberg que en 1989 desembolsó también la suma de 100 millones de dólares a la que fue su esposa durante cuatro años, la actriz Amy Irving.
El divorcio de Harrison Ford y Melissa Mathison y el de Kevin Costner y Cindy Silvia, ambos en 2004, les ha llevado al cuarto y quinto puesto de seta lista, respectivamente.  Cada uno pagó alrededor de los 80 millones de dólares (62, 88 millones de euros) a sus respectivas ex esposas.

El sexto y séptimo puesto son para Paul McCartney, que se divorció de Heather Mills en  2006, y para James Cameron que hizo lo propio con Linda Hamilton en 2008. La "broma" les costó aproximadamente 55 millones de dólares (43,23 millones de euros).
Ya en los últimos puestos, se encuentran Michael y Sandra Douglas y Lionel y Diane Richie, ambos divorciados en el año 2008. El último de este especial ‘ranking’ sería para Mick Jagger cuyo divorcio con Jerry Hall en 1999 se estimó en 25 millones de dólares (16,66 millones de euros).

Fuera de concurso

Años luz de estas cantidades se encuentran los divorcios de dos grandes multimillonarios, el autraliano Rupert Murdoch, magnate de las telecomunicaciones y el ruso Roman Abramovich, uno de los empresarios petroleros más importantes del planeta.
Ellos pagaron la escalofriante cantidad de 1.700 millones de dólares (1.337 millones de euros) cada uno. ¿Cual sería el capital total de sus economías? No lo sabemos con exactitud aunque estamos seguros de que debía ser una cuantía fuera del entendimiento del común de los mortales.
En un mundo donde el dinero lo envuelve todo, que el desamor también valga lo suyo, no es nada de extrañar. Porque como dice el refrán popular ‘don dinero poderoso caballero’. Así que a modo de conclusión, si eres millonari@, o habías pensado serlo, un único consejo: mejor la boda, sin excesos. Ya llegarán éstos si el amor se acabe.