Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Don Amaro, el suegro de Belén Esteban, una nueva estrella mediática

La noticia sobre la amenaza de bomba al bar de los padres de Fran Álvarez ha aparecido en casi todas partes pero Pronto ha decidido entrevistar al auténtico afectado de todo esto: el suegro de Belén Esteban.
El periodismo, aunque a veces lo olvidemos, consiste en ir al centro de la noticia, a las fuentes más fidedignas. La noticia sobre la amenaza de bomba al bar de los padres de Fran de Esteban ha aparecido en casi todas partes pero Pronto (y ahí es donde se distingue una información de otra) ha tomado un punto de vista absolutamente novedoso y ha decidido entrevistar al auténtico afectado de todo esto: el suegro de Belén Esteban, el señor Amaro Alvarez, al cual no le hace ninguna, pero que ninguna gracia (ya se encarga él de repetirlo varias veces a lo largo de la apasionante entrevista) que realizaran esa amenaza contra 'El Rascacielos'.
El hombre, que también sale en una de las fotos, muy amablemente, con pinta de estar ya un poco harto de tragarse todo lo malo de la fama y nada de lo bueno, cuenta con todo lujo de detalles cómo fue el asunto: que vino la poli, que trajeron unos perros para olfatear explosivos, que el no sabía nada… Pero lo que más destaca de esta entrevista es que el pobre señor parece ser que es el último que se entera de todo en esa casa, eso sí, se lo toma todo con mucha filosofía. Cuando le preguntan que si lo de la amenaza habrá tenido que ver con su nuera, él, discretísimo, dice que no sabe. Pues será el único de España porque el resto tenemos muy clarito que si Esteban no fuera su nuera esa "broma" no se habría producido, of course. Pero lo mejor de todo (o lo peor, según se mire, porque la verdad es que el señor da bastante penilla) es que le preguntan por esa posibilidad de que Fran se tome algo así como un año sabático y al hombre le pilla de sorpresa. Esto demuestra dos cosas, en principio: que no ve la televisión, porque si la viera se habría enterado, se pasan el día contando este tipo de asuntos. Que es sincero y no tiene malicia, porque su respuesta, si no supiéramos que no tiene dobles vueltas, nos parecería totalmente irreal. Don Amaro dice: "Sinceramente, no lo sé. Fran se está sacando el carnet de conducir, pero a mí no me ha dicho nada sobre todo eso".
El asunto "carnet de conducir" es muy relevante. Con esto ¿qué quiere decir? ¿que si está aprendiendo a conducir es posible que piense en otro futuro profesional, qué sé yo, viajante, taxista, camionero, corredor de Fórmula 1? ¿o más bien que lo del carnet a él siempre le ha olido a chamusquina y lo mismo era una trola para no ir a trabajar? Ese detalle doméstico, íntimo, nos ha enternecido y, desde ya, encumbramos a Don Amaro como uno de esos padres mediáticos que tanto nos gustan, en la misma categoría que la gran Margarita Seisdedos Pepi de Güiza.
Ver más de: