Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eduardo Cruz es sólo un pasatiempo para Eva Longoria

El romance entre la actriz y el hermano de Pe es sólo un rollito de primavera. Lo ha dejado caer la propia Eva en una entrevista, donde comenta que llora cuando recuerda su divorcio.
El romance entre Eva Longoria y Eduardo Cruz es sólo un rollito de primavera. Lo ha dejado caer la propia Eva en una entrevista para la revista norteamericana ‘Allure‘ en la que comenta que todavía llora por su ex marido. “Estoy en una etapa de transición”, ha declarado la guapa actriz. “Entro en una nueva etapa y le doy la bienvenida”, añade.
Durante toda la entrevista a la mujer desesperada, Longoria centra su atención en su proceso de divorcio y asegura que aún no ha superado la separación del jugador de baloncesto Tony Parker. “Cada vez que hablo de ello, tengo ganas de llorar”, reconoce . “Ha sido muy duro y estoy intentando salir de esta sin echarle mucho drama”, prosigue.
No sólo su flirteo con el hermanísimo de Penélope, que es diez años menor que ella y tiene una energía juvenil que viene muy bien para quitarse tantas penas, está ayudando a la actriz. Longoria ha encontrado un apoyo fundamental en sus compañeras de reparto de 'Mujeres Desesperadas'.
Marcia Cross (Bree Van de Kamp en la serie) y Felicity Huffmann (Lynette Scavo) son “como hermanas” para la actriz: “Hemos pasado por muchas cosas durante estos años en la serie mientras nuestras vidas cambian. Hemos vivido juntas matrimonios, fallecimientos, divorcios, maternidades…”, declara.
Para terminar de dejar claro que su historia con el hermano de Pe es solo un tema pasajero, Eva Longoria, que hoy cumple 37 años, comenta que en este duro trance de divorcio las mujeres le están resultando más importantes que los hombres: “Hay gente que colecciona sellos o monedas, yo colecciono mujeres fuertes e interesantes”. Ahí queda eso.