Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Edurne cantó el 'We are the champions' a La Rojita

Muerta de vergüenza, la novia de David De Gea cantó en el avión de regreso de La Rojita a petición de un eufórico Iker Muniain.
El vuelo IB 2805 de la Rojita, la flamante campeona del Europeo sub21, fue una fiesta que no desmereció la de los mayores cuando ganaron el Mundial. Donde la absoluta tenía a Reina, la Rojita presume de Muniain. Iker, con tan sólo 18 años, con una ikurriña anudada al cuello a modo de capa, exigió que cierta pasajera, "la novia de David", dijo él, se cantase algo para seguir con el festival. Y ahí es donde los pequeños marcaron las diferencias. Shakira, novia de Piqué, nunca dedicó una canción a las hazañas de los ganadores del Mundial, pero Edurne, novia del portero, sí que se atrevió. Con mucha vergüenza, eso sí,  y con un micrófono que en realidad era un refresco, cantó con indisimulable timidez el memorable "We are the champions" de Queen.
Pero la cosa no quedó ahí.  Muniain no conocía límites. Gritando una y otra vez, "somos campeones, somos campeones", el patriarca del desfase animó a todos a que alzaran sus copas, o lo que tuvieran, para brindar por la victoria. Aunque hacerlo con agua da mala suerte -toma nota para los sucesivos triunfos- la gracia estuvo en el brindis que ofreció con voz cazallosa propia de toda una noche de juerga:  “¡Xrindo, brindo, brindo por un… lindo", ¿De qué se tratará esa cosa linda? Echad la imaginación a volar.  
Lo gracioso es que todo ocurría mientras que los periodistas de Cuatro dormían plácidamente, ¿están ya acostumbrados a tantos éxitos de deportistas españoles? Capel y Montoya se encargaron de la música en el avión. Y así siguieron hasta tocar tierra, tal y como han salido del torneo, con Europa a sus pies. Los chicos se han ganado unas merecidas vacaciones, un pequeño descanso en el que dejarse fotografiar con sus novias en la playa como los mayores.
Casi todos llevaban las camisetas con las que habían disputado el encuentro. No se las querían quitar. Muchos las tienen llenas de firmas de sus compañeros para recordar este día. Las conservarán toda la vida. Los familiares, novias y amigos acompañaron los cánticos de los campeones. El más sonado: "¡Sí, sí, sí... la Eurocopa ya está aquí! ¡Sí, sí, sí... la Eurocopa ya está aquí!".
Tampoco faltaron las sesiones de fotos entre los compañeros con las medallas y, como no podía ser menos, con la copa de campeones que no paró de moverse de un sitio a otro. En este caso,  sin caerse, como le ocurrió a Ramos con la Copa del Rey. Alegría y botes pues este equipo no sólo ha ganado el europeo, sino que también competirá en los Juegos Olímpicos del año que viene en Londres.
Ver más de: