Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elle Macpherson: "He probado el botox, pero no es lo mío"

No cesan las confesiones de celebrities que en la madurez reconocen haber probado la cirugía estética, pero reniegan de ella. Susan Sarandon en People y también ahora Elle McPherson en la prensa británica. La modelo probó el botox, pero sus pechos, asegura, son reales.
¿Quién dijo que la arruga es bella?, pues Elle Macpherson. En una entrevista reciente para el diario The Sun, la top se ha mostrado contraria a la cirugía plástica y con conocimiento de causa, reconociendo que la ha probado. Aunque lo que asegura es que su truco de belleza es no haber sucumbido a ella.
“Mi cara se parece a la cara que tengo, muy natural, la que tengo que tener a mi edad”.
Eso sí, la australiana reconoce haber probado el botox, aunque más por moda que por necesidad, y parece que no quedó muy contenta: "No me sirvió de gran cosa, aunque probé un poco de todo. Tú lo has dicho, lo probé. El secreto está en ir lo más natural posible".
En honor a la verdad, Elle, con razón apodada ‘El cuerpo’, está estupenda; a diferencia de otras de sus compañeras de pasarela no se ha convertido en una especie de mutante creado por el bisturí, y por eso quiere reivindicarlo: “Mis senos son reales”.
Lo que Elle debe comprender es que al resto de los mortales, afectados por la celulitis y las arrugas, nos cueste entender que sólo la genética y la vida sana son los causantes de su envidiable imagen, porque ella a sus 47 años y después de más de seis años sin aparecer en bikini, ha vuelto a aparecer luciendo palmito en las playas de Malibú en un reportaje fotográfico para la revista People demostrando que aun le queda sex appeal para rato.
"Estaba muy nerviosa. Ya no es tan fácil posar como cuando tenía 20 años. Por una parte me decía: 'Quizá ya no soy atractiva'. Aunque por otra, el hecho de posar siendo tan mayor me subía la autoestima” explicó en USA Today.