Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Falcao pasó toda la noche en vela, tal vez dando gracias al Señor

Noche de éxtasis colchonero; éxtasis religioso también de Falcao, que no pudo dormir, tuiteó sin fin loas y alabanzas al Señor que capturamos tuit a tuit. Así como el amanecer en Budapest, a torso desnudo, que nos regaló. También disfrutamos de otros delirios atléticos, como el de Ribagorda o Carlos Jean.
Impresionante imagen del amanecer en Bucarest. Y no porque la capital rumana sea una perla del Este de Europa, que lo es, sino porque está fotografiado por un Falcao que no ha podido dormir en toda la noche. Hay insomnios e insomnios y éste es de los que molan. Aunque tal vez el delantero colombiano lo haya dedicado a rezar, porque vaya con la devoción del delantero. También es pichichi en Ave Marías. Esta foto la ha subido a Twitter:
Con ayuda de Dios o sin ella, otro que estuvo en el cielo fue el presentador de Informativos Telecinco, José Ribagorda.
Y qué decir del DJ que amenizará la fiesta en Neptuno, Carlos Jean. Boquiabierto con la segunda Europa League del Atleti:
Otro cuyo nombre rima con música es Antonio Carmona, de Ketama. Vimos que tuvo que salir a la calle antes del encuentro porque no aguantaba los nervios.
En el lado de los derrotados, Julián López, que se quejó amargamente de que los títulos de su equipo son en blanco y negro:
Y Elena Furiase, desde la barrera, se quejó de los sucesos que hubo en Neptuno.
Y mención especial para Simeone. Sobre todo por su look total black compitiendo en estilo con Guardiola.
 
Hay que romper una lanza en favor del Atlético de Madrid. Su entrenador gana finales de lo más divinity, y el traje oficial de la plantilla es similar al Look Guardiola, entre indie y camarero español. Sólo les faltaba la manga corta.