Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Famosos que están que lo tiran y se compran una isla

La familia Onassis, los Beckham, el pirata Johnny Depp, Naomi Campbell… vip que compran islas.
La multimillonaria Athina Onassis, los Beckham, el pirata Johnny Depp, el conflictivo Mel Gibson, el mejor bailarín de todos los tiempos Rudolf Nureyev, la modelo Naomi Campbell… muchos son los vip que han decidido comprarse un trozo de planeta y disfrutar del sueño de perderse en su propia isla. Si dispones de algún millón de euros extra tú también puedes hacerte con un poco de privacidad exclusiva con vistas al mar. El último hit es Dubai, pero está disponible parte de la Polinesia, el Mediterráneo más mitológico o las Bahamas, una solución caribeña a un salto de Hollywood.

David y Victoria, el mundo a sus pies en Dubai

Los Beckham fueron unos de los primeros interesados en adquirir una isla en 'The World', la exclusiva urbanización con forma de planeta en Dubai. Parece que sin embargo los ingenieros están teniendo más problemas de los esperados en acabar la mega proyecto, en el que también se interesaron Naomi Campbell, Angelia Jolie y Brad Pitt (querían hacerse con la isla en forma de Etiopía) y el cantante Rod Stewart (quien prefería Escocia).

Athina Onassis

La familia de Athina tiene en Skorpios, al noroeste de Grecia, su punto neurálgico. Su rincón espiritual, el lugar al que regresar siempre que la realidad se vuelve demasiado espesa o la atención mediática demasiado intensa. Allí se casó el patriarca del clan y la viuda de Kennedy, allí han pasado decenas de veranos y allí está enterrado el multimillonario armador. Se rumoreó que Athina colgó el cartel de ‘se vende’ hace unos años por unos 220 millones. Madonna pudo ser una de las interesadas, pero al final no llegaron a buen puerto las negociaciones.

Richad Branson a todo lujo

El dueño del imperio Virgin se hizo en los setenta con la isla Necker. Nada más llegar la adaptó a sus necesidades para que su familia pudiese vivir allí sin pasar estrecheces, como por ejemplo ordenando construir una planta desalinizadora y dinamitanto toda una montañita que estorbaba. Robert de Niro, Steven Spielberg o Harrison Ford han sido algunos de sus invitados. Su sobrino comenzó el romance con Kate Winslet allí mismo, cuando apagaron juntos un fuego que arrasó parte del complejo turístico que alquila el magnate. Branson también intentó hacerse con otra isla en 'La Palmera' de Dubai.

Mel Gibson en el Pacífico

Archipiélago de las Fiyi, isla de Mago. Uno de los actores más polémicos del momento se hizo en lo alto de su carrera con más de 2000 hectáreas de ese terruño en mitad del Pacífico. Se calcula que hay unas 40 edificaciones en toda la isla, que pueden a su vez alquilarse.

Marlon Brando, el rebelde

El rodaje de ‘Rebelión a bordo’, además de prestigio, trajo un flechazo para el atractivo actor. Se enamoró de las gentes y el modo de vida de la Polinesia y decidió hacerse con un trocito al finalizar la película.

El Capitán Johnny

El pirata más Sparrow del Caribe eligió el archipiélago de Exuma, en las cercanas Bahamas, para enterrar su tesoro. El terrenito sobre el mar le costó más de dos millones de dólares y está en una zona de alto valor ecológico. Su nombre es Little Hall’s Pond Cay, el Cayo del pequeño pozo.

Rudolf Nureyev, encandilado por las sirenas

El ballet y la mitología griega siempre han estado muy relacionados, pero nunca tan prosaicamente como cuando el bailarín ruso Nureyev, una de las estrellas de todos los tiempos, decidió asentar su segunda residencia en las islas Dei Galli, escenario en el que se cree que las sirenas tentaron al Ulises de Homero. El prestigioso arquitecto Le Corbusier fue el encargado de remodelar su casa.