Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Gea y los cuarenta ladrones

Millonarios, pero grandes amigos de lo ajeno. Estos son los famosos descuideros.
Ya conocemos a dos personas en este mundo que si les haces una radiografía de la cabeza te sale que tienen el cerebro con forma de donut: Hommer Simpson y David De Gea. El guardameta del Manchested United y novio de la cantante Edurne ha sido sorprendo descuidando el inconfundible bollito en un supermercado inglés. Según cuenta EFE a partir de una noticia del Sun, el portero fue captado por las cámaras de seguridad del establecimiento cogiendo el producto sin pagarlo para a continuación largarse del lugar.
El precio del donut era de 1,35 euros y el futbolista cobra casi 80.000 euros a la semana. ¿Un descuido? ¿La búsqueda de un subidón de adrenalina? ¿Viviendo al límite, De Gea? Pronto lo sabremos, pero entretanto, bien merece la pena enumerar otras celebrities a las que les han cogido con el carrito de los helados en casos mucho menos insiginificantes y triviales como un triste donut.
La celebérrima es Winona Ryder. 5.500 dólares en ropa sustrajo en unos grandes almacenes. Le cayeron tres años de libertad condicional. Caroline Giuliani, hija del insigne alcalde de Nueva York, también fue cazada robando maquillaje y otros productos. Megan Fox también se llevó cosméticos, y del Walmart nada menos. Más tirado fue incluso el caso de Britney, que acumula incidentes por haberse llevado dulces, mecheros y otros objetos inignificantes.
Luego hay malentendidos. A Juliette Lewis le llevaron unos vaqueros a la habitación del hotel en la que se hallaba. Cuando se iba con ellos, le dijeron que tenía que pagarlos. Ella no sabía. Nada que ver con el caso de Lindsay, que se llevó un visón ajeno de una fiesta y tiene más que dimes y diretes con asuntos de robos de joyas. Pasión por los abrigos, qué adicción tan terrible. Gillian Anderson también se llevó un abrigo de una sesión de fotos con Vogue y lió la que no está en los escritos. La cantante Katy Perry es de las que se llevan todos los accesorios de los hoteles. Pero esto sólo en cuanto a las chicas.
Los hombres no se cortan tampoco a la hora de cholar aunque sean millonarios. Pete Doherty robaba discos en las tiendas, pero no contento con eso llegó ya a llevarse guitarras. Jackie Chan, el experto en artes marciales, antes de llegar a la fama se dedicaba a la mala vida, drogas y robos, en las calles mugrientas.