Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gisela Pulido: "No tengo novio pero sí muchos amigos"

Tiene 17 años y es ocho veces campeona del mundo de kitesurf. Gisela estudia bachillerato y quiere ser periodista. Este verano prepara el teórico de conducir y en navidades quiere ir a Nueva York. Quedamos con Gisela para saber cómo es cuando se baja de la tabla.
Gisela Pulido es una intrusa en la Gran Vía de Madrid. El asfalto y los edificios altos no pegan con el look playero de esta joven que a sus 17 años es ocho veces el campeona del Mundo de kitesurf. Sin embargo ella se adapta y pasea con su ropa deportiva por el centro de la capital española como si tal cosa. Ahí quedamos con ella una mañana soleada de julio para conocer algo más de la otra Gisela. La Gisela fuera del agua, aunque en este acto de Movistar en la Gran Vía para enseñar a los madrileños la práctica del Kite Surf tenga que mojarse una vez más.
Dice que es una chica normal y que le gusta hacer lo mismo que a cualquier joven de su edad: “Me gusta mucho la música, salir con mis amigos por la noche, a cenar, ir al cine… Me gusta hacer lo que hace cualquier niño”. Sin embargo la normalidad de Gisela es diferente a la de la mayoría de los adolescentes españoles. Lleva desde los 12 años conquistando premios y viajando por todo el mundo. Además tiene en su haber el Récord Guinness como la Campeona del Mundo más joven.
Pero los éxitos deportivos no han hecho que Gisela haya dejado de estudiar como otros deportistas de élite. Lo hace a distancia “por un sistema de la Junta de Andalucía a través de una página web”. “Ahí te cuelgan los contenidos, los lees tú solo y luego vas haciendo las tareas. Los profesores te corrigen y te mandan las notas. Tienes exámenes cada tres meses”, explica. Para que esto funcione el alumno tiene que poner mucho de su parte y Gisela lo hace. Acaba de aprobar primero de bachillerato y en septiembre empezará segundo. Mientras tanto no se relaja y aprovecha el verano para sacarse, entre competición y competición, el teórico del carné de conducir.
Gisela no tiene “novio formal” pero “sí muchos amigos”. Nos lo cuenta con una sonrisa tímida en la cara. La mayoría de sus amigos viven en Tarifa y “son hijos de extranjeros que van allí a practicar este deporte”. Gisela también es una ‘inmigrante’ en esta localidad gaditana. Nació en Premià de Mar (Barcelona) pero se trasladó a Cádiz con su padre siendo una niña al ver el éxito que cosechaba en las competiciones de kitesurf catalanas.
Tarifa es para ella su casa. Ahí está su playa favorita, sus amigos y ahí conoce a todo el mundo. Su look y su estilo son fruto de su vida junto al mar. "No tiene nada que ver cómo viste una chica surfera a como viste una chica de ciudad. Lo noto mucho cuando vengo a Madrid. Aquí visten de forma diferente, más a la moda, como en Estados Unidos", explica la joven para la que el estilo 'surfero' ha calado entre los chicos ajenos a este deporte pero no ha conseguido conquistar  las chicas.
El armario de Gisela está lleno de “colores, faldas cortitas, shorts, camisetas… Me gustan muchos los colores fuertes”. Una estética que le ha acompañado también las veces que ha tenido que ir de gala. En los premios Cosmopolitan 2010 lució un vestido largo con fondo blanco y tonos rosas, negro y verdes.
Para ir de compras lo tiene fácil. Red Bull es uno de sus patrocinadores, así que le basta con elegir la ropa por catálogo. "Lo que más me gusta son ropas llamativas”, añade. Además también es imagen de Nissan y Movistar. Entre una cosa y otra, entre competición y competeción, entre examen y examen, Gisela saca tiempo para las promociones igual. "Creo que a las marcas les gustan los deportistas porque se entregan al 100%, representan el esfuerzo", asegura.

Planes de futuro

El futuro de Gisela está claro. A pesar de sus títulos y sus años sobre la tabla, aún es joven para hablar de retirada. También tiene claro que quiere “estudiar periodismo” cuando termine el 'instituto' virtual. “Me gustaría trabajar en televisión presentado un programa de deportes extremos” a los que se queja dan poca cobertura en la prensa. Tampoc0 descarta seguir los pasos del diez veces campeón del mundo de surf, Kelly Slater, y probar suerte en alguna serie como actriz.
Los planes inmediatos también los sabe. En agosto le toca Fuerteventura, del 2 al 6, y Alemania, del 20 al 28. Después Brasil. Gisela sólo descansa por Navidad, "de mediados de diciembre hasta después de Reyes". Para este año también tiene ya planes. “Me gustaría ir a Nueva York sin tabla ni nada, sólo de turista, a disfrutar un poco de Estados Unidos”, donde nunca ha competido.
Después de este periodo de relax le tocará volver al día a día y eso en el caso de Gisela significa."Entreno desde las dos y media hasta las siete de la tarde, depende de las condiciones. Cuando tengo que estudiar estudio por la mañan y sino ayudo a mi padre a llevar la escuela de kite en Tarifa que lleva mi padre. Es de mi padre pero yo le ayudo en todo lo que pueda", nos cuenta. Por la noche, dedica su tiempo a la gente que le sigue. Gisela actualiza su Facebook y su Twitter para no descuidar a sus fans.