Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ideas para Zapatero ahora que es un 'ex'

Aprender inglés y matarse a abdominales como Aznar, diseñar joyas como González, volver al pueblo como Bush o sacar un disco como Berlusconi... cada 'ex' presi tiene su librillo para reinventarse.
Diseñar joyas, acumular cheques a base de conferencias, escribir incendiarias memorias, proyectar casas con vistas al mar marroquí, sacar un disco, cultivar la tableta a base de 3.000 abdominales diarias… Cada ex presidente combate como puede el mono de poder y Zapatero tendrá que hacer lo propio ahora que Rajoy toma el relevo. ¿Volverá a León? ¿Seguirá a Sonsoles de gira con el coro? ¿Acompañará a sus dos hijas góticas, Laura y Alba, a ver pelis de vampiros? Repasamos lo que han hecho otros para aplacar la ansiedad del parado.
El quinto top de la democracia dice adiós después de ocho años. Según el Estatuto de los ex presidentes del Gobierno (existe), Rodríguez Zapatero, desde hoy José Luis, deberá abandonar la Moncloa, dejar de usar coche y avión oficiales (aunque tendrá derecho a “libre pase en las compañías de transporte terrestres, marítimos y aéreos regulares del Estado”) y acostumbrarse a que los periódicos no abran con su foto. Eso sí, tendrá a su servicio dos puestos de trabajo de libre designación (uno de nivel 30 y otro de nivel 18, quizás para secretaria y ayudante) y una abultada dotación presupuestaria (unos 90.000 euros) para gastos de oficina.
El apagón parece fácil, al fin y al cabo la pensión vitalicia y la jugosa agenda que se han conformado durante su mandato aseguran los pequeños lujos cotidianos, pero todos los ‘ex’ coinciden en señalar que es necesaria una transición hasta encontrar el nuevo lugar en el mundo. Repasamos las vías que varios de ellos, españoles e internacionales, han elegido para reinventarse:

Cultivar abdominales y aprender inglés, como José María Aznar

El marido de Ana Botella se llevó a la familia a la lujosa urbanización madrileña 'Monte Alina', presidida por una descomunal bandera de España; cambió su apartamento de Castellón por una casa con más glamour en Marbella y se dedicó a aprender inglés con disciplina espartana para poder conversar con Bush y Clinton, dos de los amigos que conserva de su mandato, dictar clases magistrales en la Universidad de George Town y la Hopkins o lanzar opiniones en el consejo de administración del polémico Rupert Murdoch. También tiene un polémico hueco en Endesa. Sus diferentes compromisos, por los que cobra más de un millón y medio de euros al año, hacen que pase dos tercios del año fuera de España.
Además continúa centrado en su cuerpo y su papel de líder familiar: corre varios kilómetros diarios y hace cerca de 3.000 abdominales cada mañana con su entrenador personal, Bernardino Lombao, quien aseguró que "Aznar está más cachas que Schwarzenegger". Un súper abuelo para los cuatro hijos de Ana y Alejandro Agag, súper asesor para su hijo pequeño, a punto de irse a Londres a estudiar negocios, y un súper padrino para su hijo mayor, que se casará a finales de este año con Mónica Abascal, hija de una de las mejores amigas de mamá.

Diseñar joyas y echarse novia nueva, rollo Felipe González

El líder socialista se ha sofisticado desde 1996. Dedica su retiro dorado a las conferencias, a Gas Natural y al diseño de joyas, que comercializa a unos 7.000 euros la pieza su gran amiga Elena Benarroch, peletera y miembro destacado de la izquierda ‘beautifull’. Aunque también le ayuda su novia, Mar García Vaquero (16 más joven que él), con quien vive en el barrio de Salamanca después de separarse de Carmen Romero, madre de sus tres hijos. Sus sortijas y collares los han lucido nombres como Sonsoles Espinosa, Trinidad Jiménez o Bibiana Fernández.
Además de escribir varios libros de reflexiones y semi-memorias, ha proyectado una casa en primera línea de playa marroquí, cerca de donde veranea Mohamed VI. Descubrió la zona gracias al nuevo círculo de amistades al que ha accedido gracias a su chica, empleada de banca, entre los que hay empresarios y constructores de la ‘gauche’ caviar y mandatarios internacionales, como el multimillonario mexicano Carlos Slim, cuya hija es muy amiga de uno de sus hijos.

Volver al rancho y decir a las gemelas que no la líen, al estilo George W. Bush

George Walker Bush (1946) volvió al pequeño pueblo de Midland, al oeste de Texas, en cuanto Obama le echó del Despacho Oval. Una apuesta sobre seguro después de las críticas, ya que allí nació Laura, su esposa, allí creció él y de allí son muchos de sus amigos íntimos, empresarios de la zona. Los medios se hicieron eco pronto de las llamadas a anónimos locales que han apoyado de algún modo sus decisiones, sobre todo las que tienen que ver con la guerra de Irak.
Desde su chimenea, con sus perros, sin conceder apenas entrevistas, Bush ha ido conformando además sus memorias, que salieron el año pasado, en las que gran parte de las páginas van destinadas a explicar cómo dejó el alcohol y a justificar las torturas de Guantánamo. También da pequeñas conferencias, como la de los petroleros de Calgary. Las sorpresas le están viniendo por parte de las mellizas: Una de ellas, Barbara, se ha mostrado a favor de los matrimonios entre gays y lesbianas.

Hacer como que no se ha ido y sacar un disco, a lo Berlusconi

Tiene tres juicios pendientes por corrupción, abuso de poder e incitación a la prostitución de menores tras 17 años de gobierno. Es decir, lo que no consiguieron sus escándalos con adolescentes como la despampanante Ruby R., lo consiguió Angela M. (erkel) en un par de semanas, obligándole a renunciar al hemiciclo italiano. Berlusconi hace sin embargo como si no hubiese pasado nada.
Asegura que no escribirá sus memorias puesto que volverá más adelante para solucionar el desastre, se repasa el maquillaje y lanza su cuarto disco, titulado 'Il vero amore' (El verdadero amor). Volver a su mansión de Cerdeña para organizar una fiesta íntima no parece una opción, al menos al nivel de hace un par de años. La 'jubilación' de 'Il Cavaliere' promete aún muchos titulares.