Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Innocence: “Creo que tener un bebé supone que éste se adapte a tu vida, y no al revés"

Geraldine Larrosa acaba de ser madre y le ha revelado a Divinity cómo se siente. Su hija se llama Scarlett, por el personaje de 'Lo que el viento se llevó', no por la actriz actual. Y su ex, Carlos Martín, de Il Divo, será el padrino.
Apenas unos días después de estrenarse como madre, Geraldine Larrosa, también conocida como Innocence, su nombre artístico, ha charlado en exclusiva con Divinity.es.  Relajada, dedicada de pleno a su recién nacida, Scarlett, pero pensando ya en compaginar su maternidad con su carrera profesional, nos cuenta  cómo ha sobrellevado el embarazo, así como sus miedos, sentimientos y objetivos.
Instalada en casa tras recibir el alta médica, Geraldine dice contenta que Scarlett “es una niña maravillosa, me deja dormir y se porta muy bien, sólo llora lo justo para pedir comida”. “Como es tan buena estoy encantada”, explica la cantante, feliz con su nueva vida.
La pequeña Scarlett, primera hija de la pareja formada por el actor Sergio Arce y la cantante, nació el pasado seis de marzo en un parto “maravilloso y natural”. “He tenido un embarazo sin mareos y en el que he podido comer de todo”, describe Geraldine, que cuenta divertida que solamente sufrió antojos los primeros meses, cuando “siempre quería comer uvas y marisco”, lo que no puede interpretarse como un gran inconveniente.

Lo que el viento se llevó

Y, tras el parto, Innocence ha comenzado una nueva etapa personal y en familia a la que todavía tiene que adaptarse. “A veces me entra el miedo del ‘¿qué voy a hacer con ella?’, si la voy a saber educar”, confiesa Geraldine, pero a los temores les gana la ilusión. “Lo primero que pensé cuando la vi fue que le deseaba toda la felicidad del mundo y que se cumpliesen todos sus deseos”, confiesa la cantante emocionada.
Sobre la elección de tan original nombre para su hija, Geraldine dice que tiene inspiraciones cinematográficas. “Yo quería un nombre poderoso, único y especial, que tuviese fuerza. De pequeña me encantaba Scarlett O'Hara de ‘Lo que viento se llevó’, y decidí utilizar el nombre”, reconoce. “A todo el mundo le viene a la cabeza Scarlett Johansson, que no me importa, pero no va por ahí”, se ríe.
Por su parte, la relación con Sergio se ha afianzado todavía más. “Sergio me ayuda muchísimo, es un padrazo” insiste Geraldine. “A la fuerza, la llegada de un hijo une más a la pareja. Nosotros estamos enamorados de una niña guapísima y maravillosa”, comenta entre risas, a la vez que explica que, aunque “ahora es el momento de poner todo el amor y el afán en ella”, le gustaría “tener la parejita”.
Sin embargo, aunque ahora mismo se dedica en cuerpo y alma a la pequeña, quiere volver lo antes posible al trabajo. “Scarlett ahora mismo es una persona más que se adapta a mi vida, y creo que no vamos a tener ningún problema. Creo que el tener un bebé supone que éste se adapte a tu vida, y no que tú tengas que adaptar la tuya a la del recién nacido”, explica la cantante, que volverá al estudio de grabaciones en junio. “Cuanto antes empiece a compaginar mi nueva vida con el trabajo mejor”, opina.
Sobre el encajar sus futuros planes profesionales, Innocence considera que la recién nacida ha llegado en el momento idóneo. “Ya he hecho muchas cosas, estoy en una etapa madura y mis sueños se han realizado, así que aunque siga con mi carrera, creo que Scarlett llega en un momento apropiado porque puedo dedicarme plenamente a ella” sin sueños pendientes, detalla.
Por último, Geraldine ha tenido buenas palabras para su ex pareja, el cantante de ‘Il Divo’ Carlos Marín, uno de los primeros en felicitarla por su maternidad. “Él va a ser el padrino de la niña. Vivimos una muy bonita vida juntos, la vida misma nos separó y nos dimos cuenta que no merecía la pena hacerse daño si podemos llevarnos bien”, cuenta.