Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irina Shayk ya no se puede quitar más ropa

La novia de Cristiano ha ido perdiendo el pudor hasta que Marc Jacobs la ha convencido por una buena causa. Aquí está el resumen de su avance hacia el desnudo.
Con Marc Jacobs sí. La novia de Cristiano ha ido quitándose el pudor en los últimos meses hasta quedarse sin un solo gramo de tejido en el cuerpo que no sea su propia epidermis. El diseñador Marc Jacobs ha recurrido al argumento de las buenas intenciones para convencer a la rusa, de 25 esplédidos años, que se ha puesto a su servicio para ilustrar su colección de camisetas contra el cáncer de piel, como ya hicieron en su día Victoria Beckham, Helena Christensen, Heidi Klum, Marisa Miller, Dita Von Teese, Milla Jovovich o Naomi Campbell.
De espaldas, dejando entrever un pecho y con una sugerente melena (no se ha quitado su pulsera del tobillo derecho), Irina Shayk ha accedido a posar bajo el lema 'Protect the skin you're in' ('protege la piel dentro de la que estás') para una campaña, la de Jacobs y el fotógrafo Brian Bowen Smith, con la que se pretenden dos cosas: recaudar fondos para el NYU Cancer Institute y, de paso, dotar de un toque solidario a la tendencia de Shayk al –siempre pospuesto- desnudo integral.
En los últimos meses, Irina ha protagonizado una escalada creciente en cuanto a centímetros cuadrados de piel mostrada se refiere. Primero acusó a la revista masculina ‘GQ’ de manipular las fotos de un reportaje que publicaron por todo lo alto. La modelo puso el grito en el cielo y la revista, lejos de esconderse, hizo gala de un sentido del humor bien irónico, publicando en el siguiente número la misma foto… pero con su director –Javier Angulo- en igualdad de condiciones.
Según su versión, la modelo no estaba completamente desnuda, sino que iba ataviada con un tanga de color carne. Bajo el titular 'Aquello no fue un montaje', explicaban que su director se había visto obligado a desvelar toda la verdad del caso: "él estuvo allí", decían, antes de asegurar que tenía pruebas y mostrar a Angulo desnudo. "Esto sí es un montaje", añadían.
Posteriormente, fue la publicación deportiva ‘Sport Illustrated’, un referente en cuanto a portadas sexis se refiere, la que consiguió que la modelo diese un pasito más en la pérdida de la vergüenza y se olvidase por un momento del bikini (aquí puedes var varias tomas del momento). ¿Qué nueva sorpresa nos deparará la fan número uno del Real Madrid?