Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jaime de Marichalar pasa un día del padre 'low cost' en Inglaterra

Marichalar y Victoria se han escapado a ver a Froilán este fin de semana en un vuelo de bajo coste. La niña volvió con un regalo y cargada de chocolatinas.
Jaime de Marichalar, ex marido de la Infanta Elena, se ha cogido a su hija Victoria Federica y se ha ido a pasar el fin de semana al Reino Unido, donde estudia Felipe, su vástago mayor. En tierras inglesas el ex duque consorte de Lugo ha celebrado, repeinado como de costumbre, el día del padre.
Como a Marichalar, a raíz de su separación de la infanta Elena, se le retiró el título de Grande de España, ahora lleva una vida más discreta y apegada a lo plebeyo. Tanto es así que para esta escapada de fin de semana ha optado por volar con una compañía de bajo coste, con la que ni siquiera ha contratado prioridad de embarque. Es decir, que Jaime de Marichalar, su hija y sus escoltas embarcaron al avión como unos pasajeros más y ocuparon sus estrechos asientos no reclinables, como el resto del pasaje. Marichalar se quedó con el asiento de la ventana.
Marichalar y su hija apuraron la escapada hasta el domingo a última hora. Padre e hija embarcaron en el aeropuerto londinense de Gatwick en un vuelo que aterrizó en Madrid a las 22:30 horas de la noche. La niña, muy despierta y sonriente, llegó a barajas con un gran paquete de lo que parecía ser un regalo que no soltó en ningún momento, y una bolsa de chocolatinas de las tiendas 'duty free' del aeropuerto.
Felipe Juan, el primogénito de Jaime de Marichalar y Elena de Borbón, estudia interno en un colegio del condado de West Sussex, donde se encuentran algunos de los internados más renombrados del Reino Unido. Allí perfecciona el inglés que lleva aprendiendo desde los tres años y vive al margen de la presión mediática que despierta en España.