Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jennifer López olvida a Marc Anthony

Poco le ha durado la pena a J.Lo tras su anuncio de divorcio hace tan solo 15 días. La actriz y cantante ha sido pillada en actitud de lo más cariñosa con el actor y modelo brasileño Rodrigo Santoro.
Poco le ha durado la pena a J.Lo tras su anuncio de divorcio hace tan solo 15 días. La actriz y cantante ha sido pillada en actitud de lo más cariñosa con el actor y modelo brasileño Rodrigo Santoro.
En las imágenes robadas por los paparazzi a la nueva pareja, vemos a Jennifer relajada y feliz junto a este tiarrón que, por lo pronto, es más guapo que su ex marido. La chispa parece que ha surjido en el set de rodaje y es que la pareja de tortolitos está grabando en Atlanta una película. Según informa el bloguero Perez Hilton, los arrumacos van más allá de los platós de grabación.

Verano convulso

Este verano está resultando de lo más agotador para Jennifer López. En el terreno profesional está que no para y es que tras años en el ostracismo musical y con la carrera en declive ha vuelto a la cima de las listas de éxitos con su hit 'On the floor'. Además está rodando esta película y es una de las juezas del programa 'American Idol'.
En el aspecto sentimental es evidente que J.Lo está que no para. En tan solo 15 días ha pasado de ser una mujer felizmente casada a estar tonteando como una adolescente con este galán brasileño que, por cierto, es siete años menor que ella.
No contenta con todo esto, Jennifer está además inmersa en una batalla judicial con su primer ex marido, Ojani Noa, por la distribución de una cinta de porno casero en la que la pareja aparece entregada a la pasión. La última resolución judicial ha sido favorable a Jennifer pero parece que el culebrón todavía no ha acabado.