Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jessica Simpson abandona su régimen durante el embarazo y coge 20 kilos de nada

Con mucho esfuerzo, y a base de chessecakes y pollo frito, la actriz Jessica Simpson ha engordado 20 kílos durante su embarazo consiguiendo una tripita merecedora del Guiness World Records.
Si pensabas que con el embarazo de Hillary Duff ya habías visto todo sobre el macro tamaño que puede alcanzar un vientre humano, espera a ver a Jessica Simpson. Su embarazo es semejante al de un elefante africano, no por su duración, sino por su alarmante aumento de tamaño.

En su última entrevista a la revista Hello!, la actriz ha reconocido que había ganado nada más y nada menos que 20 kilos durante el embarazo; mucho, ¿verdad?, pero no es nada si tenemos en cuenta que ha cambiado el melón por las cheesecakes y las ensaladas por el pollo frito:
"He tenido un embarazo muy bueno. Comer y no tener que preocuparse demasiado acerca de él ha sido muy divertido. Tomarme un descanso del régimen ha sido, sin duda, divertido. Pero estoy lista para tener mi antiguo cuerpo de vuelta”
Vale que la actriz, que hace las veces de cantante y de diseñadora de ropa, se haya cebado un poco, pero más se han cebado con ella en Hollywood. En los últimos meses su prominente barriga ha sido objeto de burlas y criticas a gogó: que si estaba embarazada de 17 años, que si esperaba trillizos, que si tenia más tripa que la famosa ‘octomum’ (madre de octillizos), que si iba a perjudicar al bebé con una diabetes de caballo… pero a ella no pierde el sentido del humor y se atreve a bromear con su estado: “Siento que podría estallar en cualquier momento”
Simpson se siente muy orgullosa de su tripa y por eso quiso compartir con todos su felicidad posando desnuda para la revista Elle en unas fotos en las que emulaba el famoso desnudo de Demi Moore. La actriz reconoció a Ryan Seacrest en su programa de radio KIIS-FM: “Peso como 77 kilos y quería mostrarlo. Es divertido pesar tanto y sentirme segura ¡Estoy orgullosa de ser mamá! Me encanta mi cuerpo ahora más que nunca”.
A pesar de que se encuentra en su ultima etapa del embarazo y que, por tanto, tiene la misma agilidad que una tortuga, la pasada semana quiso acompañar a su amiga y ex asistente Lauren Zelman en el día de su boda, la actriz y su hermana, Ashlee Simpson, ejercieron de damas de honor.
Ver más de: