Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jorge Lorenzo, conservador en el amor, adicto a los videojuegos y rey del disfraz

El campeón del mundo de MotoGP escucha a los Red Hot Chili Peppers, se derrite por Scarlett Johansson y si no fuera piloto le gustaría ser actor. Amante de los disfraces, es uno de los pilotos más divertidos del panorama de las dos ruedas.
Jorge es nuestro número uno, no solo por su dorsal, también por los títulos que carga a sus jóvenes espaldas de tan solo 24 años: bicampeón del mundo de 250cc y, en la pasada temporada, campeón del mundo en MotoGP corriendo para la escudería Yamaha. ¡Ahí queda
Desde muy pequeño tenía claro que no quería andar, sino rodar, y así, con tan solo 3 años, ya pilotaba su propia moto de mini-cross, creada a medida por su padre Chicho, mecánico, que alimentó día a día con su propia pasión los sueños de futuro de Jorge.
Comenzó corriendo con los más pequeños, proclamándose como el mejor piloto de su tierra, Baleares, en cada categoría. A los 14 años cambió los libros de estudio por las dos ruedas y, movido por su gran pasión, se inscribió para correr el GP de Jerez, pero debía sumar los 15 años para hacerlo. La suerte se puso de su parte y quiso que su cumpleaños fuera justamente un día antes del comienzo de la temporada, convirtiéndose en el piloto más joven.
Se considera un chico muy creativo. Los Red Hot Chili Peppers lideran su ranking de grupos musicales, cuando va al cine elige la comedia, las películas de Brad Pitt o, si tiene que elegir a su musa, se derrite por Scarlett Johansson, y a la hora de nombrar a sus ídolos se debate entre algo tan dispar como Homer Simpson y el piloto Max Biaggi, un ejemplo de clase en los circuitos. Si no hubiera sido piloto habría sido actor.
En temas amorosos actualmente no se le relaciona con nadie. En 2008, su chica del momento, la modelo Noemí Perera, protagonizó una sonada portada de Interviú. El año pasado se le relacionó con la explosiva presentadora y modelo italiana Francesca Lukasik, pero él negó con rotundidad su romance a través de Twitter. Aunque se le tache de mujeriego, una simple declaración sobre el tipo de mujer que le vuelve loco le posicionó al nivel de un conservador de 60 años: “Ponérmelo difícil. Cuanto más tardes en acostarte con un hombre, mejor”.
Un pequeño piloto
Ha hecho sus pinitos en el mundo del diseño. La mítica fabricante de coches de juguete, Hot Wheels, le dio la oportunidad de crear su propio modelo, cumpliendo uno de sus sueños de niño, y de grande. El piloto escogió sus colores favoritos, el rojo y el negro, para el híbrido de coche y moto que llevará su nombre.
Amante de los videojuegos y usuario muy activo de las redes sociales, cuida mucho a sus seguidores narrando su día a día en Facebook y Twitter, y contestando a sus preguntas, como un amigo más. Pero su fama de majete se extiende hasta el paddock, en el que, junto a Rossi, se dice que es uno de los pilotos más divertidos.
Entre sus hazañas no faltan los disfraces. Durante la pasada temporada, sus bromas y sus vestimentas para celebrar sus títulos se convirtieron en una tradición. Hizo salir a un doble vestido como él para subir a uno de los podios, imitó a un cantante de rock, celebró un triunfo cual boxeador y lució un carísimo traje de romano, entre otras escenificaciones. También protagonizó un spot junto a los pilotos más míticos de Yamaha caracterizados en los años 70. ¡La alegría de la huerta!
Amante de la literatura, en especial de la deportiva, aprovecha los largos viajes en avión y el ratito de antes de dormir para leer. Entre sus libros preferidos encontramos ‘Mi vuelta a la vida’, de Lance Armstrong, y ‘Open’ de Andre Agassi. ‘El método’, de Neil Strauss y el libro de autoayuda, ‘Cómo ganar amigos’, de Dale Carnegie, son otro de sus títulos de cabecera, según confesó en el programa Página 2, de Televisión Española.
A pesar de su juventud, ya ha publicado su biografía, ha escrito el libro ‘Jorge Lorenzo. El nuevo rey de MotoGP’, ha sido inmortalizado en un cómic –Lorenzo’s Land- y ha protagonizado un documental. Además, escribe sus propias colaboraciones con la prensa especializada del motor.
Pero también tiene sus fobias y excentricidades. Durante su último viaje a Japón para competir en el circuito de Motegi, a 120 kilómetros de Fukushima, atemorizado por los efectos que las fugas radiactivas de la central nuclear podían ocasionar en su salud, pasó la semana duchándose con agua mineral embotellada y comiendo pasta con atún y tomate en lata, todo traído de Italia. ¿Precaución o manía personal?
Ver más de: