Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Tomás, el héroe sencillo

Será padre en noviembre. Su chica, Isabel, se llama como su madre. Apenas habla, pero le pueden sus perros y el Atleti. ¿Quiéres más?
Se pone donde nadie se arrima. Apenas habla. No concede entrevistas, salvo si se la hace su amigo Sabina. José Tomás, el último héroe estoico del toreo, se ha despedido de su querida Monumental de Barcelona este fin de semana con una faena impecable. En su casa de Estepona le esperaba su novia, Isabel, embarazada de ocho meses. Y sus perros, legítimos dueños del mejor sillón del hogar siempre y cuando no juege el Atleti. ¿Quién es en realidad el torero más enigmático del momento?

- Dicen los que le conocen que José Tomás Román Martín Vargas (Madrid, 1975) es serio, muy discreto y algo huraño, pero leal hasta el extremo con su gente.
- Le encanta mimar a sus perros, dos boxers.
- Y la pesca. Y montar en bici por el monte.
- También leer biografías y conducir a toda velocidad coches de gran cilindrada.

- Su novia y su madre se llaman igual, Isabel. El próximo noviembre se estrenará como padre a los 36 años, después de reaparecer el 23 de julio en Valencia tras año y medio separado de los ruedos por una grave cornada.
- Conoció a su chica en 2002 en Estepona a través de un amigo común. Ella trabajaba en la tienda de fotografía ‘Foto Lab’ del Carrefour de la localidad malagueña y el amigo, Javier, en la cafetería del centro comercial. Estuvo casada anteriormente.
- A lo largo del año, pasa temporadas en cuatro casasEstepona, Torrelodones, Galapagar (donde vivió y su padre fue alcalde del PP) y Aguascalientes (México). Su Fundación trabaja con ONG mexicanas de esa zona.

- Es autodidacta, no fue a ninguna escuela taurina.
- Ha jugado en un equipo de fútbol sala de Estepona, el Macarena. El del Atlético de Madrid de toda la vida. De hecho, su carrera iba hacia el balón, pero su abuelo Celestino, fallecido recientemente y una de las personas más importantes de su vida, le encaminó hacia el toro.
- Se niega a que se televisen sus corridas.

- Es buen amigo de Sabina. Se admiran mutuamente. Dejó que él lo entrevistase cuando se retiró en 2002, época en la que no dejaba que nadie le sacase el tema de su retorno. “Me ha pasado estar en el burladero, con el capote, esperando, y pasárseme por la cabeza canciones tuyas”, le dijo al músico entonces. Tras regresar, le brindó un toro.
- También es compadre del guitarrista Vicente Amigo, el escritor Arcadi Espada, el periodista José Ramón de la Morena (que considera al torero su “hermano pequeño”), o la bailaora Sara Baras.
- Se deja barba en los inviernos si no torea. También cuando se retiró temporalmente en septiembre de 2002. Volvió triunfalmente el 17 de junio de 2007, cortando tres orejas y abriendo la Puerta Grande de la Monumental de Barcelona.
- Es el mayor de cuatro hermanos (Marcelo, Antonio y Andrés).
- Hombre de rituales austeros. Los días de corrida sale a pasear y se tumba en la cama, pero no duerme. De hecho, no suele dormir siesta. Ni deja que nadie le vea vestirse antes de salir a la arena.
- Su apoderado y persona de total confianza es Salvador Boix.
- Confirmó la alternativa en Madrid en mayo de 1996, de manos de José Ortega Cano y con Jesulín de Ubrique como testigo.
- El precio a pagar por el riesgo es alto. Ha sufrido graves cornadas, como la de la plaza mexicana de Autlán de la Grana en 1996, donde su apoderado de entonces hubo de donarle sangre y se le administró la extremaunción. O la más reciente, en Aguascalientes: Lo primero que hizo al despertar fue preguntar por su chica.