Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Justin Bieber y Lady Gaga se enfrentan en el barro (digital)

Los cantantes Lady Gaga y Justin Bieber son los reyes de YouTube. Uno es autor del vídeo más visto y ella superará pronto los mil millones de reproducciones. ¿Por qué son ellos y no otros? ¿Dónde reside el secreto de su éxito?
Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que el éxito de los músicos se calculaba con los llenazos de los conciertos y el número 'tops' consecutivos en las radiofórmulas. Sus fans se medían en la calle en horas de resistencia a la intemperie y decibelios de los chillidos a la entrada de los hoteles.  Ahora todo es más fácil. El éxito se mide en reproducciones de YouTube y el buen fan lo es si escucha en bucle el vídeo de su artista favorito para que sea el número uno. Las estrellas también lo saben y trabajan duro para ello.
Dos de los dos artistas que mejor simbolizan estos nuevos tiempos, Lady Gaga y Justin Bieber, están a punto de romper un récord que impresiona por su volumen: el billón americano de visualizaciones de sus vídeos (lo que para nosotros significa mil millones) en YouTube. Lady Gaga debería batir el récord el día 20 de octubre, si no antes. Bieber debería llegar a la misma cifra el día 1 de noviembre.
  • La magnitud del récord se comprende mejor si tomamos como medida un sólo día. En el caso de Lady Gaga, durante septiembre, sus vídeos fueron vistos 1,8 millones de veces cada jornada. Según los mismos cálculos, en el caso de Bieber sus vídeos se reprodujeron 3, 7 millones de veces cada día de septiembre. Para hacernos una idea, el tercer artista más exitoso de YouTube es Michael Jackson, con 600 millones de vistas.
  • Aunque Lady Gaga sea la primera en alcanzar la cifra histórica del billón americano, Bieber va a toda velocidad y es mucho más visto en YouTube. Ambos son ya autores de los vídeos más vistos de la historia de YouTube. El 'Baby' de Bieber es el vídeo de YouTube más reproducido con 350 millones de vistas. El 'Bad romance' de Lady Gaga está en segunda posición, con 290 millones de vistas. Ambos vídeos mantuvieron una encarnizada lucha en julio por ser los más vistos.
  • En el resto de redes sociales, la competición entre los dos músicos se repite. En Twitter, gana Gaga, que con más de 6.700.000 seguidores, es la persona más popular de la red. En número de fans en Facebook también domina ella, con 18.271.241 frente a los 11.707.881 de Bieber (aunque también en este caso, Bieber crece a un ritmo mayor). Existen unos 500 grupos sobre la relación entre ambos, muchos del tipo "Lady Gaga es más hombre que Justin Bieber". Hace unos meses, se acusó a ambos de falsear las cifras de sus redes comprando paquetes de seguidores en Twitter a empresas especializadas.
  • Pero ¿por qué precisamente Lady Gaga y Justin Bieber, desconocidos hace un par de años, son hoy los reyes de YouTube? La respuesta es sencilla. No reinan ahí como consecuencia de su popularidad fuera de internet, sino que triunfan fuera gracias a que su marketing está orientado a las redes sociales. Tanto el manager de una (Troy Carter) como el del otro (Scooter Braun), son conscientes de la importancia de usar internet en beneficio de la fama de sus clientes. De hecho, mientras sus artistas se 'pelean', ellos han llegado a dar conferencias conjuntas sobre el tema. En ellas desvelaron algunos secretos sobre sus estrategias, como que Bieber pasa más de dos horas al día en Twitter, que Lady Gaga crean vídeos musicales específicamente para YouTube o que prefieren no molestan demasiado a los espectadores con publicidad en los vídeos.
    Sin duda lo más sorprendente fue que dijeron que no querrían representar a una estrella que no utilizara la tecnología. Tienen claro que el negocio no sólo consiste en hacer buena música, sino también en hacer contactos y en usar la técnica. Quizá Gaga y Bieber tengan en común que forman parte de la primera generación de estrellas obligadas a manejarse con internet y las redes sociales como una parte más de su trabajo. Como muchos de nosotros, por otro lado.