Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Justin Bieber: atacado o no atacado, ésa es la cuestión

Unas versiones dicen que un hombre atacó al famoso cantante durante la presentación en Nueva York de su nuevo perfume. Mientras, otras señalan que fue una falsa alarma. Te contamos, al detalle, cómo ocurrieron los hechos.
Primero sí, luego no y ahora nadie lo sabe. Justin Drew Bieber fue atacado por un hombre que se saltó la barrera cuando el cantante promocionaba su nuevo perfume 'Someday' en unos grandes almacenes de Nueva York, según la ABC. Pero también puede ser (versión TMZ) que un policía de paisano, al que Justin no conocía, corriese en su ayuda al ver que la multitud de fans se alteraba demasiado, siendo interceptado por todo el equipo de guardaespaldas en bloque, con lo que ambos habrían quedado bajo la melé.
La redacción está convulsa. Las versiones se multiplican. El intercambio de links arde. ¿Justin Bieber ha sido atacado otra vez? Ya registramos los impactos de huevo que recibió sobre un escenario australiano hace unos meses, también un lanzamiento de botella de agua en París sin mayor trascendencia y los miles de 'no me gusta' (¿ataque virtual?) que su single 'Baby' recibió en la red, pero esto es demasiado: 'Imagine all the people living life in peace?'.
"Vi al hombre ese por aquí, pero no pensé nada malo. De repente saltó delante de él para atacarle y otros tres hombres lo rodearon. Todo fue un caos después", explica a la ABC norteamericana una testigo del suceso, por su edad madre de alguna de las centenares de fans que llevaban dos días apostadas en la puerta de Marcy’s para ver de cerca a su ídolo. "We love Justin, we love Justin", gritaban.
La sucesión de los hechos es la siguiente: El cantante de 'Never say never' llegó a los grandes almacenes a la hora prevista, siguió la ruta prevista por el escueto pasillo previsto hasta el mini escenario previsto. Saludó. Sonrió. Allí lo esperaban su foto y su perfume. También mucha gente y decenas de medios acreditados. En algún momento del evento, decidió saltarse el protocolo, según lo previsto también, y salir a saludar a las centenares de fans enloquecidas que esperaban en el exterior. Ese es el punto en el que se desata el desastre (puedes ver un vídeo de calidad mínima).
Al parecer su equipo de seguridad, imponentes como armarios, se saltaron la ruta ideada por otra que no lo era tanto, con lo que el policía de paisano, siempre según la versión de TMZ, se puso tenso al temer una potencial avalancha. Cuando las vallas comenzaron a moverse saltó al rescate y se identificó como 'de los suyos', pero los guardaespaldas de Justin no lo oyeron y se armó.
Inmediatamente después del conato de no ataque, Bieber fue llevado en volandas, temblando, a una habitación retirada del caos. No volvió donde las fans enloquecían aún un poco más, ni ninguno de sus representantes explicó nada a los periodistas, con lo que las versiones han crecido exponencialmente, a razón de al menos una por cada quinceañera.