Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lady Gaga recomienda a las chicas perder la virginidad a los 25 años

La diva se encontró con el locutor más lenguaraz de Estados Unidos, Howard Stern, y tuvo que contestar a preguntas sobre sexo y drogas. De las sustancias dijo que no se las recomendaba a nadie, que son la peste. Y del sexo, que la virginidad hay que perderla bien entrada en años. Ver para creer.

Una actuación que quitó el hipo... y una entrevista que quitó el sentido
Una de las razones por las que merecería la pena no ser famoso es la existencia del locutor de radio Howard Stern. Un tipo cáustico y directo como pocos. Su reciente entrevista a Lady Gaga no fue una excepción, si bien la diva contó con el beneplácito de que Stern se declaró fan de ella. El periodista fue directo al grano y sacó el tema de la cocaína y el éxtasis. Le preguntó que por qué le gustaban tanto. Y Lady Gaga renegó de las drogas. Dijo que no son una forma de rebelarse sino de "joderse". Y si las usaba antes era porque se sentía "muy sola y triste", que "la coca es el diablo". Lo gracioso es que en cuanto al sexo, la cantante pasó de prudente y sensata a extremadamente conservadora. Howard Stern le buscó las cosquillas a ver si conseguía arrancarle alguna confesión sobre su pasado lésbico y lo que se encontró fue toda una declaración de principios naftalinosos: "Tienes que esperar todo lo que puedas para perder la virginidad, no lo disfrutarás hasta alrededor de los 25, porque cuando tienes 17 años no sabes cómo funciona la cosa ahí abajo y no deberías intentarlo". Después la chica cogió el piano (ver el vídeo) con mucho más talento que para dar clases de educación sexual y estuvo a punto de hacer llorar al personal. Unos minutos que Stern consideró inmediatamente como una de las mejores actuaciones en la historia del programa (que ya suma unas cuantas décadas)