Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laura Sánchez y Aitor Ocio: del idilio a los tribunales

Lo que empezó como un camino idílico de una pareja más que perfecta empieza a torcerse hasta llegar a los tribunales. El futbolista quiere la custodia completa de la pequeña, que ahora tienen compartida, y la modelo ha interpuesto una denuncia contra el padre de su hija.
¡Menuda se ha liado con Aitor Ocio y Laura Sánchez! Lo que parecía una relación casi perfecta de entendimiento y respeto para una pareja separada y madura ha acabado por explotar. Las desavenencias por la custodia de su hija ha llevado a la modelo y el futbolista a enfrentarse en los tribunales. Hasta el momento, tenían compartida la custodia, pero Aitor la quiere sólo para él y ha denunciado a Laura. Laura en respuesta, lo denuncia a su vez a él. Repasemos el culebrón que les ha llevado del idilio al enfretamiento.
ABRIL de 2004: EMPIEZA LA RELACIÓN. La pareja se conoció a mediados de 2004. Por aquel entonces, Aitor jugaba en el Sevilla F.C, equipo de los amores de Laura. Un año antes, en 2003, la modelo había roto su relación de cinco años con el ex Mister España Enrique Miranda.   Aitor y Laura se dejaron ver juntos por primera vez en la romería del Rocío de ese mismo año.
ENERO de 2006: BEBÉ EN CAMINO. Dos años después de inciar su noviazgo, Aitor y Laura anuncian que esperan su primer hijo cuando ella está embarazada de dos meses. No tienen planes de boda, pero la noticia apunta a que  la estabilidad de la pareja está más que apuntalada.
AGOSTO de 2006: LLEGA NAIA. Nace su primera hija y tal es la ilusión de papá Aitor que se tatúa un poema en su espalda en honor a la hija para mostrarlo a todo el mundo. Siguen los rumores de boda, pero sin concretarse nada. Al parecer, ella quería celebrar la boda en Sevilla. Él, en el norte.
PAREJA IDÍLICA. Aitor y Laura forman la pareja perfecta. Los dos guapos y estilosos, cosechando éxitos profesionales, con una hija preciosa, felices... El futbolista empieza a hacer sus pinitos en el mundo de la moda y se convierte en el primer futbolista en posar en la portada de la revista Zero. Laura empieza a compaginar su trabajo de modelo con el de actriz.
JUNIO de 2008: BAUTIZO DE NAIA. La modelo y el futbolista bautizan a su pequeña en Cádiz. En este momento, la pareja se reía de los rumores de crisis. Sin embargo, nueve meses después anunciarían su separación.
MARZO de 2009: SE SEPARAN. La pareja emite un comunicado anunciando su separación. Parece que los compromisos profesionales de ambos han provocado el distanciamiento de la pareja. El comunicado deja claro que todo ha sido de mutuo acuerdo y que no ha habido terceras personas. Su inteción es mantener una buena relación por el bien de la niña y de ahí que decidan compartir la custodia. Laura lo cuenta todo a la revista Lecturas. En una entrevista en exclusiva explica que viajará cada semana a Bilbao, donde se instalaron tras el fichaje de Aitor Ocio por el club vasco, para pasar tres días y medio con su pequeña. Hasta ahí, todo parecía perfecto.
10 de FEBRERO de 2011. PRIMEROS PROBLEMAS: Laura Sánchez da la noticia bomba: la relación con Aitor no es tan buena como parecía. El futbolista ha solicitado la custodia completa de la niña, que ya tiene cinco años, alegando que la modelo no ejerce su labor de madre, ya que vive entre Bilbao, Madrid y Sevilla. La modelo lo cuenta sin tapujos y dice que no lo esperaba.
23 de FEBRERO de 2011. LAURA TOMA LAS RIENDAS:Ahora es cuando estalla la bomba. Laura Sánchez responde a Aitor y decide usar la vía legal. La modelo anuncia su decisión de denunciar al futbolista porque no consiente que se ponga en duda su labor como madre: "No estoy dispuesta a que se me cuestione como madre y mucho menos aduzcan que no me puedo ocupar de ella por mi trabajo". Aitor mientras tanto no dice ni mu y sólo es noticia por motivos estrictamente futboleros.
La cosa está que arde y parece que la ex pareja no tendrá más remedio que verse las caras en los tribunales, donde se decidirá quién se queda con la custodia total de la pequeña. Seguiremos pendientes.