Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lindsay Lohan encuentra en el porno una salida para pagar sus deudas

Con tanta deuda pendiente a LiLo le urge encontrar ingresos rápidos. Cualquier famoso de su perfil se metería en un reality o incluso posaría para Playboy, pero ella podría ir todavía más allá. Según el periódico sensacionalista 'The Sun', la ex chica Disney tiene una suculenta oferta para entrar en la industria del porno.
Cuando los problemas económicos arrecian, las salidas se multiplican. En la gente de a pie siempre se habla de la posibilidad de fregar unas escaleras o poner unas copas los fines de semana. Los famosos tienden a participar en un reality VIP o las más aguerridas posan para Playboy -o en el caso de las españolas, Interviú-. Pero Lindsay Lohan, que está en la más absoluta de las bancarrotas, va mucho más allá y podría entrar en el mundo del porno.
Pero que nadie se imagine a la que fuera promesa del cine de Disney rodeada de hombres desnudos haciendo cochinadas o montándose escenitas con alguna rubia de grandes pechos en una película que se llame 'ChicaX malaX'. Una empresa porno le ha presentado una oferta millonaria pero como Consultora de Marketing.
Según informa el periódico sensacionalista 'The Sun', una corporación de webs pornográficas le ofrece una suculenta cantidad económica a cambio de que facilite contactos e ideas que permitan llegar a esta empresa de pornografía a un mercado más amplio. Además, este empleo permitiría a LiLo acceder a todo el catálogo de porno de la empresa, algo que le vendría muy bien para su papel de Linda Loveleace en el biopic 'Inferno', que va sobre la vida de la protagonista de 'Garganta Profunda'.
Ésta no es la única oferta que LiLo ha recibido en las últimas semanas. La corporación encargada de velar por los derechos de los animales, P.E.T.A. (acrónimo que a buen seguro le encanta a la cantante y actriz) también han ofrecido a la estrella una inyección de cash. Claro que haber titulado por ahí habría sido un suicidio periodístico…
La organización ecologista, de la que Pamela Anderson es embajadora internacional, le ha propuesto pagarle 6500 libras de su carísimo tratamiento de rehabilitación a cambio de que durante su ingreso en la clínica de desintoxicación sólo consuma una dieta végana. "Lindsay es el mejor ejemplo de una persona adicta así que si ella supera la adicción a la carne y al queso demostraría que todo el mundo puede", ha declarado Ingrid Newkirk, presidenta de P.E.T.A.