Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madonna: malas fotos, buenos pechos

Unas instantáneas tomadas entre bambalinas en las que Madonna sale muy poco favorecida corren como la pólvora en Internet. Desmaquillada, con la peluca torcida, cambiándose las bragas y desprevenida. Sin embargo su figura continúa siendo envidiable.
Madonna está que trina. Unas instantáneas tomadas entre bambalinas de una sesión de fotos en las que sale muy poco favorecida corren como la pólvora en Internet. Desmaquillada, con la peluca medio cambada, cambiándose las bragas y totalmente desprevenida. Hay que decir en defensa de la 'Ambición Rubi'a que absolutamente nadie saldría favorecido si nos pillaran en ese momento.
A pesar de la faena que supone la filtración de estas imágenes, se puede decir que Madonna sale victoriosa. La otrora reina de la provocación puede presumir de que su cuerpo está cinzelado a prueba de photoshop.
A pesar de lo tremebundo de las imágenes, el torso de la señora está más definido que el de una veiteañera: pechos turgentes, vientre ultraplano, caderas sinuosas y extremidades robustas.
Estas imágenes corresponden a una sesión que Madonna realizó hace dos años para Dolce & Gabanna y que fue inmortalizado por el fotógrafo Steven Klein.
La galería de fotos 'oficiales' se publicaron en el número de marzo de 2009 en la revista 'W Magazine' y puede contemplarse en su página web.

El fenómeno de los descartes 'online'

Madonna es una víctima más de la última moda de Internet que consiste en colgar las fotos 'reales' de las sesiones de fotos. Éste no es el primer ataque similar que padece Madonna, pero no es la única víctima.
En las últimos meses otras celebrities han visto como los internautas comparaban sus imágenes antes y después del retoque fotográfico. Britney Spears o Tyra Banks han pasado por este trance.