Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mañicos del mundo ¡Paris Hilton va a montar una fiesta en Zaragoza!

Se ha ido de fiesta por todo lo que ha encontrado abierto en los cuatro puntos cardinales. Pero hasta ahora nunca había sido avistada en Zaragoza. La diva ha preparado un sarao en la capital maña para promocionar su equipo de motos.
El 8 de octubre la teníamos en Ibiza dándolo todo en la fiesta 'Fuck me, I´m famous' de su colega David Guetta. Qué se puede contar de las fotos que llegaron. Se la veía bailando hasta la luxación inverosímil en un estado de generosa alegría y desparpajo. Ahora la rica heredera va a hacer escala en Zaragoza en una especie de tour ibérico. Miles de cachirulos están de enhorabuena. El desparrame que arrastra la diva tras de sí no tiene parangón en el mundo entero.
El motivo de la fiesta es el Gran Premio de Motociclismo de Cheste. La rubia dará apoyo a su equipo, el 'París Hilton Racing Team'. Será en la Sala Oasis y pretende "llenar de glamour la capital aragonesa". Hay que tener en cuenta que ella se siente "española de corazón", según dijo en Ibiza sudando como un peón caminero a las 16:00 horas en un día de tajo en el mes de julio.
La intención de Paris, que si le gusta Aragón no se puede descartar que siguiendo la tradición familiar llame a un futuro hijo Sabiñánigo, por ejemplo, es promocionar al niño de sus ojos: El piloto de 125 cc. Maverick Viñales.
El catalán va cuarto en la clasificación del mundial. Y ya hace declaraciones en las que se nota la impronta gamberra de la Hilton. En una entrevista que le ha hecho El País esta semana ha dejado perlitas como "Siempre corro con mis calzoncillos de la suerte", "mis vacaciones en Ibiza fueron muy divertidas" y "las prefiero rubias, no se lo he dicho a la jefa".
De lo que no cabe duda es de que la fiesta de Zaragoza, aunque haya quien no se lo crea, no le tiene nada que envidiar ni a la ibicenca. Del aterrizaje de Paris puede surgir todo un romance a golpe de francachela.
Ver más de: