Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Douglas y Fígaro vuelven a pasear

El actor, que había dejado sus paseos habituales con su mascota por culpa del cáncer, ha reaparecido. Mucho más delgado aunque con una sonrisa de esperanza.
Michael Douglas es uno de los grandes del Séptimo Arte y así se muestra al mundo aunque esté atravesando un momento muy delicado. El actor ha participado en los videos que ha editado el New York Times junto a los grandes del cine actual en el que él particularmente da una lección a las cámaras. Una única mirada penetrante y mágica como las de siempre hace enmudecer a la pantalla. Esta vez tiene más mérito. A Douglas, de 66 años, le fue diagnosticado en agosto un tumor de garganta que se encontraba en fase 4. Desde entonces se ha sometido a tres sesiones de quimioterapia y siete semanas radiación, "el máximo en ese periodo de tiempo" según palabras del actor. "La experiencia es un infierno", ha dicho en la última entrevista concedida en The Hollywood Reporter.
Michael había optado por privarse hasta de sus habituales paseos diarios con su mascota Fígaro para encerrarse en casa y proteger su intimidad. Su esposa y actriz Catherine Zeta-Jones había dicho: "Lo que sí me afecta es el hecho de que Michael esté secuestrado en el apartamento sin salir". Sin embargo este encierro ha terminado.
El cambio físico es evidente, pero su fuerza es un ejemplo para los que pasan por lo mismo que el actor. Nos alegra que Michael Douglas al que hemos visto siempre paseando a Fígaro por las calles cercanas a su casa haya vuelto a hacerlo; tal vez más cansado, pero ha vuelto a su ritual diario de paseo con su perro. Nos alegra ver a Douglas de nuevo, de hecho los doctores del centro oncológico neoyorquino Sloan-Kettering le explicaron que tenía un 80 por ciento de posibilidades de recuperarse del cáncer.
En las fotos Michael sonríe a las cámaras, está más recuperado. Sale a la calle y pasea a su perro. Otros días es su esposa, Catherine Zeta Jones, la que pasea a Fígaro. Según parece tienen planeado tener un hijo más, de los más grandes deseos del actor. Eso dicen. De momento aquí la vemos, abrigada hasta las cejas porque el frío en Manhattan es de órdago.