Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Jackson, el muerto más rentable de la historia

Ha dejado tras de sí a fans desolados y a discográficas frotándose las manos. Sus hermanos se pelean por figurar, sus hijos ya son estrellas, su doctor está bajo sospecha, sus discos son multiventas y su mono Bubbles ha vuelto a ser noticia.
Sus hijos: su aparición en el funeral de Michael Jackson es una imagen ya icónica de la década y los convirtió en estrellas. Los rumores sobre quién es el verdadero padre biológico de Paris Jackson, ese ser angelical de ojos azules, se han extendido. Desde luego, no parece una Jackson en absoluto. En septiembre irán por primera vez al colegio tras vivir una vida de reclusión entre algodones y educación en casa. Cada uno de ellos heredará 33 millones de dólares cuando cumpla 30 años. Su abuela, Katherine Jackson ejerce las labores de tutora legal y su madre biológica, Debbie Rowe, sólo tiene permiso para ciertas visitas. La prensa ya se afila las uñas esperando a que cumplan la mayoría de edad y empiecen a dar noticias. Son, junto a Lourdes Maria Ciconne y Rocco Ritchie, los herederos de la historia del pop.
Su médico: Conrad Murray se ha convertido en el tipo de doctor que nadie querría tener en su centro médico de la Seguridad Social más cercano. Desde el minuto uno tras la muerte de Michael la sospecha recayó sobre su cardiólogo, que el propio Michael había pedido que le acompañase a Londres para ser su médico durante la gira 'This is it'. Pese a que la policía no encontró pruebas en un principio, en febrero de este año fue acusado de homicidio involuntario, aunque él defendió su inocencia y fue liberado tras pagar 75.000 dólares y se le prohibió administrar ciertos tipos de sedantes. Eso sí, todavía puede practicar la medicina. Si alguna vez estáis en Los Angeles y tenéis una taquicardia, prestad mucho atención al nombre del doctor que os atiende.
Sus hermanos: nadie dudó de su dolor tras la muerte de Michael y en su funeral, pero han aprovechado la situación para intentar relanzar sus apagadas carreras. Janet, la otra Jackson que siempre gozó de popularidad y éxito hasta el escándalo del pezón gate en 2004, apareció en los MTV Video Music Awards interpretando 'Scream'  junto a una grabación de la voz de su hermano y una espectacular coreografía. Coincidió con la publicación de un disco de grandes éxitos y un nuevo single (ninguno de los cuales consiguieron unas ventas aceptables). Jermaine ha sido juez en el programa británico 'Move like Michael Jackson' y ha intentado organizar varios conciertos tributo a su hermano, la mayoría de los cuales no llegaron a buen puerto.
Sus libros: han proliferado en el último año. Que si fotos inéditas y documentos exclusivos, que si la transcripción de sus conversaciones con un rabino, calendarios e intantáneas reediciones de sus muchas biografías publicadas aún en vida (con el añadido de un triste epílogo, lógicamente). El más sonado ha sido el de su madre, publicado esta misma semana para coincidir con el primer aniversario de la muerte de su hijo. El libro, titulado 'Never can say goodbye: The Katherine Jackson archives' consiste en fotografías familiares de Michael en una página junto a comentarios de su madre acerca de la imagen en la siguiente.
Sus ventas: a los pocos minutos del anuncio de su muerte, todos los álbumes de los Jackson 5 se agotaron en la tienda online Amazon. 'Number Ones', un recopilatorio publicado en 2003, llegó al número uno de 13 países a la semana siguiente. Esa misma semana, 15 de los 100 discos más vendidos en Australia eran suyos. En la filial británica de Amazon, esa cifra fue de 14 entre los primeros 20. A finales de 2009, Jackson había vendido 8 millones de discos en Estados Unidos y 31 millones en todo el mundo. Como simple ejercicio comparativo, señalemos que su último disco de estudio, el incomprendido 'Invincible', fue considerado un fracaso en 2001 cuando sólo vendió dos millones de copias.
Su chimpancé: el entrañable Bubbles es un chimpacé que fue mascota de Jackson durante muchos años, desde que lo adoptó en los 80 en un rancho de Texas. En 2004, Bubbles se convirtió en un animal agresivo con el que era difícil convivir, por lo que fue traslado en 2004 a un centro para grandes simios en Florida. La Toya fue a visitarlo recientemente, creando una bonita escena de reencuentro mono-persona que sólo podía ofrecernos la familia Jackson. El mono reaccionó bien a su visita, tal vez debido a la pinta de homínido que La Toya ha desarrollado tras tantas operaciones.