Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miley Cyrus ya es una chica madura y por lo tanto enseña la ropa interior

La ex niña Disney sigue la estela de grandes damas de la polémica como Lindsay Lohan o Britney Spears. ¿Cómo? Pues enseñando carne, cómo no.
La prensa espera como agua de mayo ese momento mágico en el que una estrella infantil y modelo de conducta decide abandonar su imagen angelical y pasar a la madurez. En ese momento suelen dejan de generar titulares insulsos, como su presencia en la inauguración de un Kentucky Fried Chicken, para pasar a la sección de sucesos por haber empotrado su Bentley contra una farola de Beverly Hills. Miley Cyrus, que con 16 años era la número 29 en la lista de 100 celebridades más poderosas que publica la revista Forbes, ha dedicado buena parte de los últimos meses a dejar atrás su imagen inocente de Hannah Montana para convertirse en una estrella del pop en toda regla. Dicho de otro modo, de las que enseñan escote y ombligo.
El 18 de junio se publicará su nuevo álbum, 'Can't be tamed', cuyo primer single (del mismo nombre) tiene un vídeo de presentación que ya ha dado bastante de que hablar y, si lo ves sin gafas, podría ser cualquier vídeo de Britney Spears.
Los fans españoles pudieron comprobar el cambio de actitud de la amiguita de Mickey Mouse en su concierto en el festival Rock in Rio el pasado sábado 5 de junio. Ante una audiencia que estaba compuesta a partes iguales de niños, padres y el imprescindible sector gay, Miley combinó duetos con David Bisbal y contoneos con un ajustado body negro.
El mismo fin de semana se desplazó a Londres para actuar en el legendario club G.A.Y. Allí los testigos pudieron ver la ropa interior de la cantante a través de un vestido negro ajustado y (al parecer) transparente, así como una actuación en la que Miley simulaba besar en la boca a una de las bailarinas. Este movimiento ya lo había practicado días antes durante una actuación en el programa inglés 'Britain's got talent', y dada la polémica suscitada, tuvo que aclarar en su blog personal: "Prometo que no besé a esa bailarina y es ridículo que dos artistas no puedan bailar juntas sin que la prensa se invente alguna historia al respecto. Espero que mis fans no estén decepcionados conmigo, porque no hice nada malo". Lo único malo que hizo fue intentar mostrarse asilvestrada en un escenario para luego correr a pedir perdón en un blog. Menudo espíritu salvaje.
Ver más de: