Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'Mira quien baila' americano tiene nuevos pupilos

'Dancing with the stars', comienza este otoño una nueva andadura llena de rutilantes celebridades que necesitan dinero para el alquiler. Aquí están las más importantes.
Y, como era de esperar, son nombres que harán las delicias de teléfilos, nostálgicos y adictos a los reality shows. 'Dancing with the stars', al contrario que nuestros queridos realities para famosos patrios, ha sido capaz de revitalizar más de una carrera en horas bajas en vez de rematarla directamente. Los artistas que nombramos a continuación, una selección de lo más granado del programa que comenzará este otoño, lo necesitan como agua de mayo. Por cierto, también participan una actrizuela sin importancia llamada Audrina Patridge y un jugador de los Cowboys de Dallas, pero con ellos no merece la pena perder el tiempo. Con estos otros, sí:
Michael Bolton: a finales de los 80 y principios de los 90 (diez palabras que sirven para referirse a lo mejor y lo peor que ha dado la industria del entretenimiento) fue un favorito de las mamás del mundo. Sus versiones de clásicos a punto de reventar por exceso de colesterol le llevaron a vender unos cuantos millones de discos. Además, ya se había asegurado el pan de sus hijos escribiendo éxitos para muchos otros, entre ellos Laura Branigan, Dolly Parton, Kiss, Barbra Streisand, Patti LaBelle o (argh) Kenny Rogers. En el año 97 tuvo su último éxito con una canción muy cursilona para la banda sonora de 'Hércules', pero sus álbumes a partir de ahí tuvieron unas ventas decepcionantes. Lógicamente, un reality show era su siguiente parada. Pero ojo, 'Dancing with the stars' ha resucitado la carrera de muchos artistas en horas bajas. Es posible que Michael Bolton vuelva a las radios. Habrá que estar alerta.
David Hasselhoff: esto también estaba cantado. Con los años, el que fuera uno de los actores más populares y mejor pagados de finales de los 80 y principios de los 90 (¿lo veis? ¿¿¿lo veis???) se convirtió en una parodia de sí mismo, a veces sanota y autoconsciente y a veces lamentable. En los últimos tiempos precisamente fue el género de concurso de talentos el que le volvió a poner en la palestra y en la abstinencia de alcohol y hamburguesas que le había llevado a destrozar su imagen. Ejerció como jurado en las últimas edición de 'America's got talent' (el programa que luego imitaría aquí 'Tú sí que vales' y, más fiel y dignamente, 'Tienes talento') y ahora, tras aventuras profesionales tan dispares como abrir su propia red social (¡el Hoffspace!), se mete a bailar. Compis suyas como Pamela Anderson ya lo habían hecho, y muy bien por cierto.
Brandy Norwood: esto de ponerse apellido es o bien una pijada o bien un intento de que te tomen en serio. Brandy, que en los últimos años había sido más noticia por acabar con la vida de una mujer que por hacer algo bueno con su carrera musical, consiguió dinero para el alquiler de su mansión gracias a ser jurado también en 'America's got talent', precisamente junto a Hasselhoff. Lo de bailar se le dará bien si tenemos en cuenta que sus vídeos musicales eran bastante populares en MTV cuando ella era famosa, a finales de los 90 y a principios de los 00. A los de esa generación también es para echarles de comer aparte.
The Situation: famoso local norteamericano del que es mejor no saber nada. En realidad se llama Michael Sorrentino, pero se hace llamar a sí mismo "The Situation", lo cual ya nos da una idea de su catadura moral. Puede que el hecho de ser entrenador en un gimnasio lo explique, y que haber llegado a la fama gracias a 'Jersey Shore', uno de los realities juveniles más chuscos e indescriptibles de la historia de MTV (que también nos ha regalado a Snooki, la adicta a las camas de bronceado), nos haga terminar de comprenderlo. En realidad es famoso por tener unos abdominales muy duros, que siempre se encarga de enseñar. Cuando enseñar tus abdominales como respuesta es tu única defensa es que serías más útil como comida para perros.
Jennifer Grey: puede que no te acuerdes de su nombre, pero te has emocionado con ella miles de veces. Es la protagonista de 'Dirty dancing'. Tras hacer de Baby tomó la decisión de operarse la nariz y le ocurrió una de las cosas más curiosas y ejemplares de la historia de Hollywood: su rostro cambió tan radicalmente que la gente dejó de reconocerla y dejaron de ofrecerle papeles. Su rinoplastia es una decisión de la que Grey se arrepintió toda su vida, llegando a plantearse el cambiar de nombre y empezar de nuevo. Sobrevivió gracias a los telefilmes y a una telecomedia de corta vida llamada 'It's like, you know...', que Telecinco emitió en España los fines de semana pero cuyo nombre en español se me ha olvidado. Haría muy bien en ponerse una napia de goma para bailar en 'Dancing with the stars'. La nostalgia de los espectadores la haría ganadora por goleada.
Florence Henderson: ¡la mamá Brady! Esa es la diferencia entre vivir en Estados Unidos y España. Aquí vemos bailando a Edurne o a un torero arrítmico y allí a verdaderos iconos televisivos. Florence Henderson, que a sus 76 años será una de las concursantes de más edad en la historia del programa, no sólo fue popular gracias a interpretar a Carol Brady en 'La tribu de los Brady' sino que ejerció de presentadora de muchísimos programas populares en Norteamérica. De todos ellos nos quedamos con el último, 'The Florence Henderson Show', emitido en un canal llamado RLTV (Reitrement Living TV), dedicado especialmente a jubilados y mayores. A modo de curiosidad, estos son otros programas emitidos en esa cadena: 'Otra oportunidad para el romance', 'El arte de vivir', 'Una manzana al día', 'Retirados y conectados', '¿Y ahora qué?' y 'El consejero prudente'. Lo dicho, aquello sí que es televisión.
Kirstie Alley: ya que hablábamos de iconos televisivos, toma siete tazas. Alley es una de las actrices cómicas televisivas más queridas en América gracias a series como 'Cheers' o 'El secreto de Verónica' (sin olvidar la saga cinematográfica 'Mira quién habla'), pero en los últimos tiempos se volvió un poco loca y empezó a engordar y adelgazar sin control y a fumar como un carretero, defendiendo el tabaco en todos los medios posibles. En 2006 protagonizó uno de los momentos televisivos más deliciosos de la década apareciendo en bikini en el show de Oprah Winfrey para mostrar su recién recuperada delgadez (volvería a engordar y a adelgazar después), aunque después renegó de ese episodio en el programa de Larry King. En fin, si esto sirve para que le den una nueva serie en la que mostrar su vis cómica, que viva 'Dancing with the stars'. Y sí: el momento de mayor popularidad de Alley fue a finales de los 80 y principios de los 90.