Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Misma mujer, mismo día: La cara y la cruz

El Festival de Venecia nos ha dejado estas inquietantes imágenes. La persona en cuestión es la misma y camina por entre los canales en el mismo minuto, pero varía un detalle: la perspectiva en que las instantáneas fueron tomadas. ¿Cómo es posible semejante diferencia entre la tersuras?
El Festival de Venecia nos ha dejado estas inquietantes imágenes. La persona en cuestión es la misma y camina por entre los canales en el mismo minuto, pero varía un detalle: la perspectiva en que las instantáneas fueron tomadas. Un sentimiento indeterminado, muy parecido a la desazón, ha inundado la redacción. ¿Cómo es posible semejante diferencia entre la tersura de delante y lo blandito de detrás? ¿Se trata de una mala pasada de la óptica?¿Quién es este ser humano de cara y cruz?
Seguro que te ronda alguna idea, pero comencemos la ración de pistas con su profesión. Nuestra chica es modelo. Una modelo a la que le gustan los diamantes, además. ¿No? ¿Y si añadimos que en su carácter también se da esa compleja dicotomía y lo mismo se muestra dulce que lanza un teléfono a sus asistentes? Efectivamente, Naomi Campbell es nuestro objeto de estudio. La 'diosa de ébano' no deja de sorprendernos.