Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montserrat Bernabéu, la suegra de Shakira

Montserrat Bernabéu ha dejado de ser una empleada anónima del Instituto Guttmann de Barcelona para ser conocida como la madre de Piqué y suegra de Shakira.
Ha tenido que asumir que ya no será más la jefa de la Unidad de Daño Cerebral Adquirido del prestigioso Instituto Guttmann de Barcelona, sino la madre de Piqué. Y la suegra de Shakira. Monserrat Bernabéu lleva con paciencia y serenidad el aluvión de noticias, fotos y vídeos que su hijo mayor protagoniza desde hace meses, consciente de que no hay que darle demasiada importancia pero tampoco descuidar el alcance de los 'waka-rumores'. Así es ‘la mare del Gerard’.
El propio Piqué la define en un reciente entrevista concedida al diario El País como la piedra angular de su educación sentimental y "una mujer encantadora, superinteligente y preocupada de que fuese una buena persona".
Montserrat es una gran experta en la rehabilitación de pacientes con enfermedades cerebro vasculares. Parece claro sólo atendiendo a los títulos de algunos de sus libros, como 'Disfagia Neurógena', o algunos de sus estudios en publicaciones médicas, como 'Tratamiento neurorrehabilitador de la esclerosis lateral amiotrófica' y 'Farmacoterapia de las secuelas cognitivas secundarias a traumatismo craneoencefálico'. Por ella sabemos que Gerard se desvive por su prima Monat, nacida con Síndrome de Down, una de sus debilidades.
Cuando tiene ocasión, Montserrat intenta llevar a su hijo a su lugar de trabajo como terapia para sus enfermos. Piqué también colabora con la Fundación Talita y da los beneficios de su libro a Unicef.
Es la hija de Amador Bernabéu, apellido blanco donde los haya pero sólo en apariencia. El abuelo Amador, amigo de Cruyff y Josep Lluís Núñez, fue vicepresidente del Barcelona y delegado de la selección. De ahí que uno de los sueños (aún) no resueltos de Piqué sea llegar a presidente de su club.
Quizás por esa carga genética futbolera, a Monserrat le llamó la atención en su juventud un atractivo chaval llamado Joan, que jugaba en segunda regional mientras se sacaba derecho y que acabó siendo su esposo. La pareja tiene otro hijo, Marc, de 19 años.
La madre de Piqué y suegra de Shakira bien podría ser comentarista deportiva. Así describe Monserrat la evolución del juego de su niño mayor: "Es inteligente, las coge todas por alto, da salida al balón y ha mejorado en el uno contra uno".
Admite que a veces aún se emociona al recordar años en los que Piqué (2004-2008) jugó en el Manchester United, sobre todo cuando lo dejó en el aeropuerto con 17 añitos. Iba a verle una vez al mes durante los cuatro años de su periplo inglés.
De Montserrat, aficionado a grabarlo todo con una camarita digital, cuentan que fue la principal responsable de que Piqué volviese a jugar en casa, primero en el Zaragoza y después en su querido Barça. Un día se encontró con Joan Laporta en un acto institucional y cuando éste le preguntó por su hijo respondió "loco por volver y dispuesto a negociar", lo que provocó que el entonces presidente blaugrana avisase a Txiki Begiristain y comenzase la operación retorno. Y es que la madre de Piqué (y su marido) tiene una de las últimas palabras en las negociaciones. El defensa culé pasó de Old Trafford a la Romareda en 2008 con una claúsula de 50 millones de euros, en el 2010 subió ya a 200.
Es socia del Barça. Piqué lo fue desde antes incluso de estar inscrito en el registro civil (allá por el 2 de febrero de 1987), por eso tiene un número relativamente bajo: el 48.212. Piqué siempre cuenta que sacaba muy buenas notas por culpa de su madre, o más bien por "no aguantarla".
Por si esto fuera poco, Montserrat conoce a algunos de los mejores jugadores del mundo, como Lionel Messi o Cesc Fàbregas, desde que eran bien pequeños. Cada domingo coincidía con sus familias en las gradas.