Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama, por si acaso, elige a Will Smith

Los presidentes de EEUU son todo un filón en Hollywood. Desde Kennedy hasta Bush, todos interesan. Así, mientras Spielberg se afana en buscar un actor que dé vida a Lincoln, Obama ya tiene escogido a su alter ego.
Un actor de Hollywood, Ronald Reagan, llegó a presidente de Estados Unidos y Barak Obama ya ha dejado claro que si un día su vida se lleva al cine quiere que sea Will Smith quien lo interprete y no otro. Mientras tanto, Steven Spielberg se ha quedado sin Liam Neeson para su biografía de Abraham Lincoln y busca actor para meterse en la piel del político. Henry Fonda, Anthony Hopkins, Michael Douglas o Josh Brolin aceptaron en su día el envite. ¿Quién será el próximo?
El único que ha hecho de Obama.
La historia de los distintos presidentes de EEUU se ha llevado muchas veces al cine, pero seamos realistas: no todos los mandatarios el mismo carisma o más bien el mismo jugo que exprimir. Por eso, los escándalos sexuales, las guerras y las conspiraciones se llevan la palma en la lista de argumentos cinematográficos en torno a esta figura.
El actual ocupante de la Casa Blanca, Barak Obama, primer negro en la Casa Blanca, es carne de cañón para una biografía cinematográfica. Por eso, él ya ha dejado claro cuáles son sus preferencias. "Will y yo hemos hablado acerca de ello, tiene las orejas apropiadas", dijo en su día en el programa Entertainment Tonight.
Eso es lo que quiere, sin embargo la realidad es otra. El único filme que se ha hecho sobre su vida, estrenado el pasado mes en Yakarta, 'Obama Anak Menteng', tiene como protagonista a Hasan Faruq Ali. Claro que éste habla de los primeros años de vida de un joven Obama y Will no daba el pefil.

La lista es muuuuuuuuuuuuuuuuuuy larga

Richard Nixon es uno de los que más interesantes para los guionistas de Hollywood. Anthony Hopkins le dio vida en 'Nixon', el filme con el que Oliver Stone volvía a acercarse a la historia de un presidente tras rodar 'JFK'.
Hopkins, como Nixon. (EFE)
El actor británico también se metería en la piel de John Quincy Adams en el drama antirracista 'Amistad', de Steven Spielberg, donde aparece otro mandatario estadounidense, Martin van Buren, interpretado por Nigel Hawthorne.
El hecho que provocó su dimisión, el caso Watergate, fue relatado por Alan J. Pakula en 'All the President's men', cuyo guión es una adaptación del libro homónimo que publicaron los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward tras su investigación. Robert Redford y Dustin Hoffman interpretan a los dos reporteros del Washington Post que destaparon el escándalo del espionaje en el comité electoral de los demócratas.
Más recientemente, 'Frost/Nixon' recordaba la serie de entrevistas que el periodista David Frost realizó al político tres años después de verse obligado a dejar la Casa Blanca. Frank Langella fue nominado al Oscar a Mejor Actor Principal por su interpretación del político californiano.
Menos interés entre los realizadores de Hollywood parece despertar el político estadounidense más carismático -al menos hasta la llegada al poder de Obama-, John Fitzgerald Kennedy. El mejor análisis cinematográfico de los hechos que rodearon su asesinato en Dallas, según coinciden en señalar los estudios de los críticos,  es el thriller político 'JFK'.
En 'Thirteen days', recreación de la crisis de los misiles cubanos, Bruce Greenwood se mete en la piel del presidente demócrata, con un reparto que completa Steven Culp como su hermano Bobby, y Walter Adrian como Lyndon B. Johnson.
Ronald Reagan, que escribe en su biografía la palabra de actor junto a la de político -una combinación que tiene su versión contemporánea en el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger- fue interpretado por Jay Koch en 'Hot Shots! 2', una cinta en la que también aparecen Richard Nixon (Buck McDancer), Gerald Ford (Larry Lindsey) o Jimmy Carter (Ed Beheler).
El presidente más polémico de Estados Unidos, George W.Bush, no podía carecer de biopic. En 'W.', de Oliver Stone, Josh Brolin da vida al mandatario mientras que James Cromwell interpreta a su padre, George H.W.Bush.

Y el presi favorito es...

Abraham Lincoln tiene el honor de ser el presidente estadounidense que más veces ha sido llevado a la pantalla grande. La primera vez, interpretado por Joseph Henabery, fue en 'The birth of a nation', de D.W. Griffith, que quince años después de su rodaje, en 1930, rodaría 'Abraham Lincoln', su primera película hablada, en la que dio vida al político Walter Huston.
Una de las mejores cintas sobre Lincoln, en ese caso sobre su juventud, es 'Young Mr. Lincoln', con Henry Fonda. La rodó John Ford, quien años antes ya había utilizado el asesinato del republicano como punto de partida para 'The prisoner of Shark Island'. Fonda volvería a meterse en la piel de un presidente, en ese caso ficticio, en la intriga bélica 'Fail-Safe', de Sidney Lumet.
Lincoln es el favorito.

Ya en el siglo XXI, Brendan Fraser se metió en su piel en 'Bedazzled', mientras que Steven Spielberg lleva años anunciando la intención de plasmar su versión de la biografía de Lincoln. Liam Neeson, que se perfilaba como protagonista, ha causado baja debido a los continuos aplazamientos del proyecto.
También en la década actual, Robin Williams interpretó a un presidente, Theodore Roosevelt, en la comedia 'Night at de Museum'. Y otro biopic sobre el presidente, 'The rise of Theodore Roosevelt', está previsto que se estrene en 2011 y supondrá la quinta alianza entre Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio.
Otro Roosevelt, Franklin Delano -único en permanecer tres mandatos en el poder-, fue representado por John Voight en 'Pearl Harbor', de Michael Bay, drama romántico con la Segunda Guerra Mundial como trasfondo, mientras que el tercer mandatario, Thomas Jefferson, fue interpretado por Nick Nolte en 'Jefferson in Paris'.

Atención, éstos son falsos

Por si no fuera suficiente con los 44 presidentes que hasta la fecha han pasado por el Despacho Oval, la figura del hombre más poderoso del mundo tiene gancho suficiente como para ser llevada a la pantalla sin tener ningún nombre propio real detrás.
Lo demostró Barry Levinson en 'Wag the Dog', sátira política ficticia, a pesar de las similitudes de la historia con la de Bill Clinton (Michael Belson) y su "affaire" con Monica Lewinsky, técnicas para distraer la atención de la opinión pública incluidas.
Martin Sheen, en 'The West Wing'
También cuenta con un parecido razonable con el escándalo de la segunda legislatura de Clinton el argumento de 'Primary Colors', drama que muestra la cara menos conocida de la carrera electoral y en el que John Travolta interpreta a un candidato a la presidencia, con Emma Thompson como su comprensiva esposa.
Morgan Freeman tampoco interpretaba a ningún líder real cuando en 1998 dio vida al presidente Beck en 'Deep impact', diez años antes de que un mandatario negro llegase por primera vez al poder.
Dentro de la ciencia ficción, Bill Pullman es presidente en 'Independence day' y, con un tono más cómico, 'Mars Attacks', de Tim Burton, ofrece una parodia con Jack Nicholson como el presidente James Dale y Glenn Close como Primera Dama.
Al género de la comedia romántica pertenece 'The American President', en la que los personajes que interpretan Michael Douglas y Annette Bening se enamoran a pesar de la oposición de sus convicciones políticas.
Y, en otro nivel, la excelente triple interpretación -capitán Lionel Mandrake, presidente Merkin Muffley y doctor Strangelove- de Peter Sellers en 'Dr. Strangelove, or how I learned to stop worrying and love the bomb', comedia bélica ambientada en la Guerra Fría y ejemplo de sarcasmo que firma el mejor Stanley Kubrick.
Tampoco faltan las películas de acción, como 'Air Force One', enésima exhibición de Harrison Ford como héroe, esta vez en la piel del presidente James Marshall en vez de como Indiana Jones.
En televisión se pueden citar las interpretaciones de Gary Sinise como Harry S. Truman en 'Truman'; Jeff Daniels como George Washington en 'The crossing'; Kenneth Branagh como F.D. Roosevelt en 'Warm Springs'; Tom Berenger como Theodore Roosevelt en 'Rough riders' y, sobre todo, Martin Sheen en 'The West Wing', ganadora de cuatro premios Emmy consecutivos, entre 1999 y 2002, a la Mejor Serie Dramática.
Innumerables ejemplos de la atracción que ejercen entre los guionistas y directores de Hollywood los sucesivos políticos que han ocupado la Casa Blanca y prueba de que el Despacho Oval en una inagotable fuente de tramas de película.