Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paris Hilton, soltera y sin compromiso ¡SOS!

Adiós a Cy Waits. El hombre llamado a lograr que Paris Hilton sentara la cabeza sólo ha logrado que pierda diez kilos en tres meses. La soltería de la 'nietísima' preocupa hasta en la ONU.
Vuelve a estar oficialmente soltera. Todo parece responder a un plan maestro. Según le ha contado a Hollywoodlife, Paris estaba preocupada por los comentarios sobre su figura que aparecían en blogs. Y ahí estaba Cy Waits, su pareja, que ejercía las veces de entrenador personal, para ayudarla en una operación bikini. En tres meses dice que ha perdido diez kilos. Pero por el camino ha mandado a paseo a Cy. Ya ha confirmado la separación en 'People'. Como negros nubarrones de tormenta en el horizonte, su soltería amenaza la paz mundial.
No es de las que haría cualquier cosa para ganar dinero con tal de no subirse a un andamio o recluirse en una oficina. El dinero lo tiene a espuertas y sin haber hecho nada, por una herencia. A partir de un vídeo porno divulgado por Internet saltó a la fama y las borracheras, problemas con drogas, francachelas con otras celebrities, entradas y salidas de prisión, realities de explotación de su depauperada imagen y descuidos con poca clase enarbolan su leyenda. Pues bien, vuelve a la carga… y con figura estilizada.
Cuando estuvo en la cárcel se supo que se había llevado la Biblia y varios libros de autoayuda. Puede que esas lecturas hayan cambiado para siempre su personalidad y esta nueva travesía por la soltería sea como pasear con Eduard Punset por el Retiro, pero en caso de resurgir de nuevo con las mismas energías que al principio de la década pasada, esto es lo que nos espera:
Francachelas:
De Lindsay Lohan a Cristiano Ronaldo. Paris ha sido vista con todo tipo de celebridades en los nightclubs de todas las capitales del mundo. Su compañía es sinónimo de escándalo, cuando no de desastre. Junto a Britney y Lindsay formó el 'trío calaveras' más memorable desde el Rat Pack de Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis. ¿Le cogerán el móvil otra vez?
Descuidos:
Sólo hay una forma de superar descuidos como el de Sabrina Salerno o Jennifer López: Tener uno por semana. Los vestidos de Paris están perfectamente diseñados para enseñar más de la cuenta a cada giro. Con su forma de salir del coche parece que le gusta que se le vean las ideas; con su forma de entrar en el coche, después del nightclub, la idea es que se vea.
Pornografía:
A esta rama de la cinematografía le debe su éxito rutilante en el papel couché. Lejos de avergonzarse, lanza guiños en cuanto puede al mundo de la industria sexual con sus vestidos de pornochacha o sus desparrames en las fiestas de Playboy. Si la difusión de aquel vídeo fue una traición que la dejó vendida ante la opinión pública, debería jurarlo ante un tribunal.
Alcohol:
A sus amigas los devaneos con el alcohol les costó caro y no han cesado sus entradas y salidas en centros de rehabilitación. Paris es una superviviente, en este aspecto, de los excesos, lo cual no quita que el alcohol haya estado a punto de pasarle factura. Detenida en Hollywood por conducir ebria, las consecuencias derivadas de este suceso, como volver a ser detenida por excesos de velocidad o sin documentación, cuando no sin luces, le ocasionaron severos problemas legales.
Drogas:
Pero los verdaderos problemas le llegaron con eso con lo que nadie hace ni un solo chiste en Estados Unidos: la drogaína. Paris fue cazada con restos de cocaína en su vehículo en Las Vegas. Y eso que no estaba soltera, que estaba con su ex, Cy, con el que sentó la cabeza. Al declararse culpable logró evitar la cárcel. Pero hizo todo lo posible para ingresar: en Francia, en mitad del proceso por la cocaína, le encontraron cannabis en el aeropuerto.
Depresión 'posparty':
Y todo esto bien jalonado de excentricidades y depresiones. Acumulación de animales exóticos, compras compulsivas en la milla de oro de la capital pertinente, peleas públicas con sus amigas y, sobre todo, promesas de cambiar. Ahora que Amy Winehouse se ha vuelto a retira a sus aposentos intentando no hacer ruído, la irrupción de Paris puede acaparar todos los titulares.